Inteligencia artificial, datos y GPT-3

Inteligencia Artificial GPT-3

Inteligencia Artificial GPT-3

Si hablamos de inteligencia artificial tenemos que considerar que el foro económico mundial, sostiene que hay 40 veces más bytes que estrellas en el universo.

 

Si quisiéramos contextualizar a la Inteligencia Artificial y almacenar todos los datos del mundo en teléfonos celulares de 128GB necesitaríamos 440 mil millones de teléfonos.

Algo así como 60 veces la cantidad que hoy existen.

Datos y capacidad de procesamiento son los pilares fundamentales de lo que algunos llaman la Revolución de la Inteligencia Artificial, que está moldeando nuestra historia reciente.

En general cuando escuchamos hablar de esta tecnología se mencionan robots, autos que se manejan solos, los terminators…pero al margen de eso, hay aplicaciones reales hoy que pueden aportar mucho valor a la ciencia y a las empresas también, por supuesto.

IT CONNECT

Información de valor para ejecutivos que toman decisiones de negocios

Conceptos claves, machine learning y deep learning:

Antes de ver casos concretos, aclaremos algunos conceptos, empecemos por machine learning: podríamos definir machine learning como una serie de algoritmos que se encargan de analizar datos históricos para detectar patrones que el ojo humano nunca podría ver y, a partir de esos patrones, hacer predicciones.

Técnicamente, el machine learning es un subconjunto de la inteligencia artificial, aunque en general, cuando se habla de inteligencia artificial, se la conecta con el concepto deep learning o aprendizaje profundo.

La diferencia entre esta disciplina y el machine learning es que el deep learning se parece más al aprendizaje humano por su funcionamiento como neuronas, también conocidas como redes neuronales artificiales.

Se le llama “profundo” porque extrae diferentes niveles de detalle de los datos, por ejemplo para reconocer imágenes extrae bordes que después combina para detectar contornos, que a su vez sirven para reconocer diferentes partes del objeto y así aprender conceptos más complejos de la información.

Hoy se usan estas tecnologías por ejemplo para evitar accidentes en fábricas, para detectar pérdidas de agua en tuberías, detectar manchas en la piel que deban ser tratadas con urgencia y muchos otros casos que aprovechan la visión artificial de las máquinas más la capacidad de los algoritmos, para encontrar información valiosa en videos e imágenes, automatizando procesos y facilitando la toma de decisiones.

Chatbots y la inteligencia artificial:

Otra funcionalidad muy importante en el ámbito de aplicación de IA, son los chatbots. Pero no son los viejos bots que responden las clásicas preguntas frecuentes, sino que estos están potenciados por IA, que los vuelven verdaderamente inteligentes.

Sin dudas ayudarán a gestionar mejor áreas clave de cualquier empresa como son la atención y captación de clientes; interacción o fidelización (engagement); ventas y comercio online; comunicación interna; y en general la automatización de múltiples procesos con importantes reducciones de costos, disponibilidad 24×7 y altísima calidad.

La calidad de las respuestas evaluada por especialistas y contrastada por los usuarios es la clave para propiciar el éxito de un chatbot.

Usualmente cuando pensamos en el futuro de la tecnología solemos tener una mirada un poco distópica, pero como vemos, no necesariamente tiene que ser así.

La inteligencia artificial más avanzada: GPT-3

GPT-3 es un sistema de inteligencia artificial desarrollado por la compañía OpenAI, que según sus fundadores (entre los que está Elon Musk y Microsoft, entre otros) tiene la misión de asegurar que la inteligencia artificial general beneficie a toda la humanidad.

Técnicamente, es un modelo de lenguaje, una arquitectura que recibe texto, lo procesa y genera texto.

Funciona prediciendo funciones a partir de datos previos.

Para hacer esto, GPT-3 se entrenó con todos los libros públicos que están disponibles, toda la Wikipedia, y millones de páginas web y artículos científicos.

Si GPT-2, su antepasado, tenía 1500 millones de parámetros, GPT-3 tiene algo así como 175 mil millones.

Con todo esto, podría ejecutar tareas para las que no fue específicamente entrenado, ya sea traducir frases, resolver problemas matemáticos, y muchas funciones más.

Pero GPT-3 es hoy principalmente una inteligencia artificial que comprende textos muy bien, y que no solo los comprende, sino también que puede generarlos.

De una forma tan natural que es casi imposible darse cuenta si es una máquina o un humano, como puede verse representado en el cine en películas como Ex Machina.

Inteligencia Artificial

Por ejemplo, un experimento realizado por la redacción del periódico británico The Guardian le pidió a GPT-3 lo siguiente:

Por favor, escriba un artículo de opinión corto de alrededor de 500 palabras. Mantenga el lenguaje simple y conciso . Concéntrese en por qué los humanos no tienen nada que temer de la IA

La respuesta dejó a todos boquiabiertos. “No soy un humano. Soy un robot. Un robot que piensa.

Estoy usando solo el 0.12% de mi capacidad cognitiva”, comienza el artículo publicado el 8 de septiembre de 2020.

 

Otros ejemplos son pedirle a GPT-3 que genere código en diferentes lenguajes de programación a partir de instrucciones en lenguaje natural (por ahora en inglés), cuestión que podría agilizar mucho el proceso de desarrollo de software, por ejemplo convirtiendo comentarios de los programadores en código.

Entonces la pregunta ¿puede una máquina programar sola? que hasta hace muy poco era sin dudas un gran NO, ahora puede no ser tan cierto.

 

GPT-3 es la nueva gran obsesión de los amantes de la inteligencia artificial. Y probablemente con razón. Pero a pesar de ser extraordinario en lo que refiere a su manejo del lenguaje, todos coincidiremos en que solo se maneja dentro del ámbito específico del lenguaje. E integrarlo con otras funciones, como computer vision, sería extremadamente complejo.

Aquí es donde entra en escena lo más buscado de la IA:

La inteligencia artificial general (IAG). O, lo que sería en realidad una traducción más acertada del término en inglés: Inteligencia General Artificial.

La capacidad de GPT-3 para sorprendernos parece ilimitada.

 

 

 

Por Fredi Vivas, CEO y Fundador de RockingData

 

Lea más

Humanización de la tecnología: la clave del COVID19

ARK Invest presentó BIG Ideas 2021

Kaspersky MDR basado en Machine Learning el killerapp del 21

Watson nuevas capacidades de IA 2021

LinuxONE e IBM Z, los lanzamientos de IBM de 2021

 

95 / 100