RFID: la innovación debe contemplar a la ingeniería de campo

RFID

RFID

Días atrás mi amigo “Rolo” que vive en Texas me expresaba los problemas que tenía con RFID y lo apáticos que son los proveedores supuestamente líderes de mercado para brindar soluciones de campo a grandes empresas.

El mensaje marketinero de soluciones mágica termina siendo una triste “fake news” del mercado, y en la que todos queremos creer.

Este humilde escriba mira siempre la experiencia de campo, para ofrece una visión real del estado del arte, tratando por todos los medios de no comer el pasto que los departamentos de marketing ofrecen.

Pero para mi amigo Rolo llega una luz de esperanza.

RFID

La Universidad Estatal de Carolina del Norte (Estado de Carolina del Norte) ha creado el chip transpondedor más pequeño basado en las últimas tecnologías de identificación por radio: Gen2 RFID.

Este desarrollo, según los autores, que lo presentaron a finales de abril en la conferencia IEEE RFID, debería ayudar a reducir el coste de las etiquetas RFID y abrirles áreas de aplicación completamente nuevas.

“Hasta donde sabemos, este es el chip RFID compatible con Gen2 más pequeño del mundo”, dijo Paul Franzon, profesor distinguido de ingeniería eléctrica e informática en NC State.

Utilizando generaciones anteriores de tecnología, los fabricantes han hecho chips RFID más pequeños que la muestra NC State, pero 125 x 245 micrones es menos que la tecnología Gen2 y el proceso CMOS estándar de 55 nm.

“El diseño de los circuitos que utiliza es compatible con una amplia gama de tecnologías de semiconductores utilizadas en chips de computadora convencionales”, dijo el participante del proyecto Kirti Bhanushali.

“Esto permite que las etiquetas RFID se incrusten en chips de computadora para rastrear estas últimas durante todo su ciclo de vida.

Esto ayudará a reducir el número de falsificaciones y garantizará que el componente coincida con su etiquetado “.

Además, cuanto más pequeño es el microcircuito, más se pueden obtener de un solo blanco de silicio, y más baratos son.

En la práctica, esto significa que, en la producción en masa, el costo de RFID puede ser inferior a un centavo.

Se abrirán muchas aplicaciones nuevas para etiquetas RFID tan baratas.

Los fabricantes, distribuidores y vendedores pueden usarlos para rastrear artículos de bajo costo.

En particular, realizar un seguimiento de los productos en una tienda de comestibles será mucho más fácil si no tiene que escanear cada caja de leche por separado.

“Hemos demostrado que esto es posible y sabemos que estos chips se pueden fabricar utilizando tecnologías de fabricación existentes”, dijo Franzon. “Ahora estamos interesados ​​en trabajar con socios industriales para explorar la posibilidad de comercializar este tipo de chips”.

Esperemos que esta innovación en el campo del RFID, cuente por parte de los departamentos de marketing de las empresas que ocupan este segmento de negocios, pongan más ingeniería de campo.

También es necesario una visión a 30 mil pies de altura sobre la pintura para que los ingenieros de software construyan herramientas más adaptativas, que contemplen todo tipo de escenarios de aplicación.

Es redundante en la industria visiones parciales del negocio, que una vez bajadas al campo, no resuelven los problemas en la cadena de producción o comercialización, según el caso específico de cada negocio en particular.

El pensamiento racional a la hora de entender el negocio y las problemáticas particulares de cada vertical, brillan por su ausencia.

Los comercios son el centro de la economía y de la generación de empleo, las empresas que no comprenden este contexto están decididamente fuera del mercado, es necesario volver a reivindicar la ingeniería de campo como principal arquitecto del RoadMap de cualquier producto, en cualquier geografía.

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

89 / 100