Vehículos no tripulados: el salto evolutivo del siglo 21

Tesla uno de los grandes protagonistas de los vehículos no tripulados o con manejo autónomo

Quienes disfrutamos con pensar en una transición completa a los vehículos no tripulados venimos hablando desde hace mucho.

Lo interesante es que los vehículos no tripulados aún no se han convertido en un producto del mercado masivo.

Todavía se están probando en un formato limitado en áreas designadas, y aún no se ha logrado el quinto nivel de autonomía.

De acuerdo a los analistas, en 2030, uno de cada diez coche será autónomo: los habitantes de los países desarrollados se cambiarán a los taxis robóticos provocando las protestas de choferes de Uber, junto a los taxistas, y los servicios logísticos reemplazarán a los correos con los camiones y aviones robóticos.

No obstante, si hacemos memoria en 2016, los expertos predijeron que en 5 años la humanidad dejaría de conducir y confiaría esta tarea a los algoritmos.

En 2021, mi hija no tendrá licencia de conducir, usará servicios autónomos, había dicho el secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Fox, en una entrevista que tiene de memorable solamente la falta de visión.
Sin embargo, el mercado de vehículos robóticos todavía no se ha creado; hasta ahora, las empresas de tecnología solo están probando drones en la vía pública, y solo unas pocas brindan servicios pagos.

No se habla de la marginalidad del negocio, y más aún de la distribución masiva del discurso.

La excepción son los autos clásicos con funciones de conducción autónoma, por ejemplo, los autos eléctricos Tesla, pero esta opción aún está disponible para pocos.

Por ley, la tecnología solo se puede usar en carreteras, mientras que, en general, solo el 30-40% de los propietarios de vehículos eléctricos de la marca usan la función .

Sin embargo, ni Tesla, ni Waymo, ni Yandex, ni otros desarrolladores han alcanzado el quinto nivel de autonomía.

Además, muchos fabricantes de automóviles han abandonado este concepto en principio y no planean lanzar vehículos totalmente no tripulados en el futuro previsible.

En Asia, algunos proyectos se congelan temporalmente y otros se posponen sin fecha.

Echemos un vistazo a las 5 razones principales por las que las predicciones de los futuristas no se hicieron realidad y los robomóviles nunca se generalizaron.

Seguridad

Según las estadísticas, el 94% de los accidentes en la carretera se deben al factor humano .

Las causas más comunes de accidentes son conducir en estado de ebriedad, exceso de velocidad, maniobras erróneas con mal tiempo y distracciones (como hablar por teléfono).

Sin embargo, incluso el primer accidente fatal que involucró a un dron está asociado con un error humano: en 2018, un automóvil robot de Uber golpeó a un peatón, que se movía a una velocidad de 63 km / h.

Había un operador en la cabina que estaba viendo el programa de voz mientras conducía y no notó a la persona en la carretera.

Otros incidentes con vehículos autónomos también están asociados con la negligencia de los conductores, por ejemplo, los propietarios de Tesla encendieron repetidamente el piloto automático y se quedaron dormidos mientras conducían o se distrajeron viendo un video, lo que finalmente condujo a un accidente.

Los expertos en aprendizaje automático confían en que el cambio a vehículos totalmente autónomos reducirá la cantidad de accidentes en todo el mundo.

Sin embargo, aún no pueden confirmar esta hipótesis, no hay suficientes datos.

La paradoja es que es posible demostrar la seguridad solo en la práctica si se introducen masivamente vehículos robóticos.

Pero no se pueden implementar porque no son lo suficientemente seguros.

Y las pruebas puntuales, que se llevan a cabo en EE. UU, Rusia, Japón y China.

Y otros países, no tienen infraestructura para esto.

En la mayoría de los casos, el dron está bajo el control del operador y el automóvil no va más allá del área estrictamente designada.

Por esta razón, el transporte robótico se utiliza con mayor frecuencia en los campus, así como en la fabricación y los almacenes, donde el vehículo robótico no tiene a dónde “dar la vuelta”.

IT CONNECT LATAM

Información de valor para ejecutivos que toman decisiones de negocios

Los reguladores aún no se han encontrado con los desarrolladores a mitad de camino.

Por ejemplo, la mayoría de los países no tienen leyes detalladas que rijan los vehículos no tripulados.

En algunos países de Este, las pruebas se posponen constantemente y no se espera que surja una legislación antes de 2024.

Para la proliferación del transporte robótico, no solo se necesitan nuevos estatutos, sino también la revisión de una serie de tratados internacionales, por ejemplo, la Convención de 1968 sobre la circulación por carretera.

La legislación establece muchas restricciones para los vehículos no tripulados:

Se relacionan con el registro, el control e incluso el equipo del vehículo (un automóvil debe estar equipado con un volante, aunque un dron puede prescindir de este componente).

Al mismo tiempo, los desarrolladores del BPTS no tienen acceso a la regulación legal y la redacción de reglamentos para la implementación y operación de vehículos robóticos.

Los expertos de la industria generalmente están excluidos de la regulación y no pueden influir en la toma de decisiones.

Es realmente difícil regular los drones.

Por ejemplo, en los casos en que no se pueda evitar un accidente y el vehículo robótico deba decidir qué tipo de riesgo asumir.

Este dilema ético, también conocido como el “problema de la mujer con el carrito”, aún no se ha resuelto, y es poco probable que se resuelva en el futuro.

Sin embargo, el problema de seguridad no se limita a los accidentes de tráfico: los vehículos robóticos también son susceptibles a los riesgos cibernéticos: piratería informática o fallas de software.

Incluso los conductores de automóviles tripulados se enfrentan a esto hoy en día , pero en el caso de un automóvil robotizado, existen más riesgos.

Autonomía incompleta en la toma de decisiones

En situaciones difíciles, los vehículos robóticos todavía no pueden prescindir de la intervención humana.

Por lo general, los operadores remotos monitorean los datos de las cámaras y los ingenieros en el salón cambian el automóvil al modo de control “manual” en cualquier situación incomprensible.

Es decir, los drones están parcialmente piloteados.

En general, la mayoría de los automóviles que circulan hoy en día tienen el primer nivel de autonomía, es decir, los sistemas ADAS.

En algunos casos, los fabricantes de automóviles alcanzan el segundo nivel; por ejemplo, en el modo de piloto automático, un automóvil eléctrico Tesla puede aumentar la velocidad de forma independiente y realizar maniobras en la carretera, pero el conductor aún tiene que controlar el proceso.

El tercer y cuarto nivel es el formato de drones de prueba.

Y el quinto todavía es inalcanzable.

La autonomía incompleta se debe a algoritmos imperfectos: aunque los sistemas se entrenan constantemente y los fabricantes de drones acumulan cada vez más datos, la tecnología no permite que el automóvil actúe de manera intuitiva e improvise.

En casos raros, se requiere violar las reglas de tráfico en la carretera.

Por ejemplo, el conductor debe pasar al carril contrario si ha surgido un obstáculo en la carretera; también se permiten adelantamientos y otras maniobras que son inaceptables en condiciones normales.

Un conductor experimentado reacciona rápidamente a tales situaciones, pero para un sistema basado en aprendizaje automático, esta no es una tarea fácil.

Para otros usuarios de la carretera, en principio, es difícil entender la lógica de los drones; como resultado, los robomobili causan irritación a los automovilistas y, a veces, los obligan a romper las reglas.

El problema es que a menudo surgen situaciones anormales en la carretera, pero es bastante difícil simularlas artificialmente, aunque los desarrolladores están intentando construir simulaciones .

Y muchos problemas son simplemente imposibles de predecir.

Por ejemplo, identificación errónea de objetos debido a fuertes lluvias, nevadas o sol brillante.

Procesamiento de datos

Los vehículos no tripulados a menudo se comparan con los teléfonos inteligentes, pero se parecen más a centros de datos sobre ruedas.

Los flujos de datos de sensores, lidars y cámaras, así como la plataforma de inteligencia artificial incorporada para su procesamiento, ayudan al vehículo robótico a navegar por el terreno y a trabajar de forma autónoma.

Este proceso se basa en el principio de fusión de sensores:

Los datos de diferentes fuentes llegan a un solo centro de procesamiento, lo que permite que el automóvil maniobre con mayor precisión.

Sin embargo, no solo los sensores incorpo-rados pueden proporcionar información útil, sino también otros drones, automóviles conectados y otros sistemas digitales.

La tecnología de fusión de datos le permite acumular una gran cantidad de información de canales dispares y luego sincronizarla y organizarla.

Hoy en día se utiliza en muchas áreas, desde la ciencia básica hasta la tecnología financiera y la industria, y también se está investigando en muchos países.

En el día de hoy se llevó a cabo por primera vez la conferencia en línea Data Fusion dedicada a la investigación y los casos comerciales en esta área, con base de transmisión en Rusia.

En el campo de los vehículos no tripulados, también se aplica la tecnología.

En el futuro, permitirá que los vehículos no tripulados deben estar en continuo diálogo con la infraestructura, tanto interna como externa.

Así, los datos de los sistemas internos indicarán una avería, y el intercambio de información con otros coches minimizará el riesgo de accidentes y situaciones conflictivas en la carretera.

A medida que se desarrollen las ciudades inteligentes, los vehículos robóticos también podrán interactuar con los objetos de la carretera, como luces o señales.

Estos sistemas ya están en uso por vehículos tripulados conectados, y en el futuro permitirán transferirlos al modo autónomo; ya se están llevando a cabo experimentos similares en Finlandia.

Sin embargo, el proceso de fusión de sensor / datos depende mucho de la velocidad de transferencia, limpieza y compresión de datos.

Y los sistemas de inteligencia artificial no lo están haciendo de la mejor manera hasta ahora.

Uno de los principales problemas es la latencia de los datos.

Un retraso de incluso unos segundos puede provocar una situación de emergencia que involucre al dron.

Al mismo tiempo, a medida que se desarrolla la fusión de datos, los vehículos no tripulados procesarán cada vez más datos y requerirán cada vez más potencia de computo.

Según algunas estimaciones, podrán generar hasta 4 terabytes de datos por día.

La solución al problema pueden ser las redes 5G, que en los próximos 5 años aparecerán en muchos países.

Al mismo tiempo, la conexión debe ser lo más confiable posible, y hasta ahora nadie puede garantizarlo.

Por lo tanto, los desarrolladores buscan otras soluciones no estándar; por ejemplo, están explorando las posibilidades de Internet por satélite.

Por tanto, se supone que Tesla utilizará los satélites Starlink de SpaceX para acelerar el proceso de intercambio de datos entre los coches eléctricos de la marca.

Marginalidad

Otro obstáculo en el camino de los vehículos no tripulados es el costo de su desarrollo e implementación.

La transformación de un automóvil estándar en un vehículo no tripulado requiere grandes inversiones, además, para ello es necesario reequipar las instalaciones de producción, y esto requiere grandes inversiones.

Los analistas creen que para 2023 la industria automotriz perderá más de $ 61 mil millones en drones.

Los consumidores no están dispuestos a pagar más de $ 2300 por un piloto automático, mientras que en promedio, los fabricantes tendrán que gastar más de $ 22 mil para reequipar un coche.

Incluso si estos números son exagerados, la industria automotriz aún tendrá que crear nuevos modelos comerciales para beneficiarse de los drones.

¿Se venderán y podrán convertirse en un producto masivo?

Y si las corporaciones tecnológicas introducen taxis robóticos, ¿la gente comprará vehículos robóticos para uso personal?

Todavía no hay respuestas a estas preguntas, por lo que los fabricantes de automóviles están tratando de no correr riesgos y no invertir en negocios con perspectivas poco claras.

Debido a esto, el mercado se detiene.

También surgen dificultades con los componentes.

Por ejemplo, en 2021, muchas empresas de automóviles se enfrentaron a una escasez de chips: el llamado “chipageddon” obligó a muchas a suspender la producción.

El problema ha afectado a grandes marcas como Volkswagen y Ford, que hasta ahora producen principalmente coches convencionales con funciones inteligentes.

Pasar a vehículos robóticos aumentará la presión sobre las cadenas de suministro, y esto podría conducir a una escasez aún mayor en el futuro.

Percepción sobre los drones

Los robocars modernos recuerdan cada vez más a las tostadoras o los carruajes sobre ruedas, y esto no es una coincidencia: los desarrolladores simplifican deliberadamente el diseño para hacer que los drones sean más fáciles de usar. Las personas de todo el mundo desconfían de los vehículos robóticos: las encuestas muestran que solo el 25% de los consumidores preferiría un automóvil autónomo. En general, la mayor parte de la idea parece atractiva, pero demasiado lejos de la realidad.

Curiosamente, en India y China, los robocars reciben un trato más favorable, mientras que los británicos, estadounidenses y alemanes se muestran escépticos al respecto. No quiero imaginar una encuesta en América Latina, sería divertido el resultado.

No obstante, las personas participan en las pruebas de taxis no tripulados, siempre que los servicios se presten de forma gratuita.

Por ejemplo, esta opción está disponible en los Estados Unidos, y recientemente a Waymo incluso se le permitió cobrar por el transporte de pasajeros.

Pero esto no afectó la actitud del público: la mayoría cree que el momento de los vehículos robóticos aún no ha llegado, y el 20% cree que un viaje en un automóvil sin conductor nunca será seguro.

Si esta tendencia no se puede revertir, los drones seguirán siendo un producto experimental de nicho.

O, como hoy, seguirán en la sombra, en almacenes y fábricas robóticas.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

Lea más

Carbino 2021: el material que está revolucionando a la ciencia

Energía Solar 2020: una alternativa de eficiencia operativa

E-commerce: Como (re) vivir un negocio en el post Covid 2021

YATI 2020: la revolución del mercado de búsquedas globales

Lógica y datos en un solo chip, ¿en 2021?

 

Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, Vehículos no tripulados, 

90 / 100