Starlink: el fin de 1 sueño para Argentina, se metió a Arsat

Starlink representa a un servicio de Internet Satelital, montado por el empresario Elon Musk que pretende lleva internet de alta velocidad a todo el planeta.

Starlink pretende dar una servicio con un “delay” que parece de otra galaxia por lo breve.

Fuera de la proeza tecnológica y comunicacional de Starlink que esto implica, esta cadena de satélites que tanto ha enojado a los astrónomos es herramienta de democratización y que iguala las oportunidades de todos los seres humanos del mundo.

Starlink ofrece de forma horizontal, indubitable y posible con una única barrera de entrada, el precio que, si bien es un problema, cada estado podría modelar el desarrollo de sus economías regionales a medida, inyectando apoyo a los empresas que se desplieguen a dónde está la gente.

Todas las personas que siguieron mis textos durante los últimos 20 años son testigos de mi posición sobre la soberanía digital, la necesidad de trazar estrategias de desarrollo para beneficiar a la gente común, saben por mi lucha por reconocer los derechos de los trabajadores informáticos, y no necesito justificar mis ideales personales para decir que una idea es un error.

Arsat tiene cero experiencia en satélites de órbita baja como los de Starlink, es como colocar a Mauro Colagreco al frente de una carnicería en Burzaco o cualquier carnicería de conurbano profundo.

Estaría llamado a colapsar, ninguna de sus 3 estrellas Michelin, les servirían de nada.

Los planes de ciberseguridad de Arsat distan mucho de cumplir con algún postulado de la palabra ciberseguridad y si quieren, sumemos sustentabilidad, cosas que para Starlink son un mantra, obviamente.

No quiero ahondar más el tema para no herir susceptibilidades de personas que respeto mucho, aunque hoy no tenga su misma visión de desarrollo e integración en la Economía del Conocimiento.

Soy más preciso, no tengo la misma visión de inclusión ciudadana, y cuando tocas a un solo argentino, me tocan a mí.

Caballeros, por favor no sean tan políticos, sean pragmáticos, la mayor vacuna que el mundo produce para combatir el flagelo de la desigualdad, ¿le ponemos condiciones? ¿En serio?

Una herramienta que podría multiplicar por 100 el desarrollo de software, el agro, la minería, la pesca y otros tantos sectores.

IT CONNECT

Opinión con fundamente para las personas que deben tomar decisiones de gobierno.

¿De verdad la ponemos en la fila de generar una licencia de telecomunicacio-nes?

Alguna vez en mis vidas pasadas hice ese trámite y me llevó 363 días completarlo.

Cuando un tecnólogo antepone su ideología ante lo que es mejor para la gente, se convierte en un inútil.

Muchachos, no se olviden que primero está la gente, el desarrollo de todos y cada uno de los argentinos.

Nunca voy a abandonar mi carácter independiente de pensamiento, porque cuando la estupidez va sobre la gente, yo paso a ser opositor de esa medida.

Pero no toda la culpa es del oficialismo, la imbecilidad genera complicidades y nadie de los opositores tiene una visión al respecto.

Son codornices de vuelo cortito, son veloces para responder la chicana, genios para proponer el día nacional del pochoclo para el cine, en época de pandemia, pero los temas estratégicos de la Nación, ni los ven pasar.

Solamente imagino cuánto se beneficiaría la logística de las vacuna del COVID, con una red satelital que nos permitiera controlar la cadena de frío de forma remota desde un centro de comando centralizado.

¿A nadie le importa la inclusión de los jóvenes de todo el país?

¿Quién tiene la brújula del talento para saber que un joven tiene habilidades para el desarrollo de software y no para criar chanchos?

Claro, si está en un pueblo perdido no lo ve nadie.

Terminemos con la cháchara política y seamos pragmáticos, si una herramienta nos conviene, aceleremos el desarrollo y la innovación, no sigamos generando islas de las que 4 o 5 vivos se aprovechan para generar unicornios que los benefician a ellos, usan subsidios del Estado y a la gente, que es lo que verdaderamente importa, nunca llegan.

Funden las bases de una economía social sana, social de sociedad, no de socialismo, no hablo de ideales, hablo de la gente.

 

Nota de la redacción: estimado Lector, solo para complementar su felicidad tras leer esta nota, le comento que Mozambique, si entendió el problema y se sumo a la partida.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

 

 

 

 

Starlink, Starlink, Starlink

 

91 / 100