Teletrabajo: la poligamia laboral vista desde 1 domingo

Teletrabajo

Teletrabajo

Ya estamos en Noviembre y seguimos en modo teletrabajo, 365 días atrás nuestras vacaciones comenzaban a tomar forma.

Aún recuerdo cuando ejercía como Papá y no como abuelo actual, ya sea con teletrabajo o estando en relación de dependencia, la necesidad constante de llegar al cálido verano afloraba y nos íbamos acercando inexorablemente a la Navidad y el Año Nuevo.

Poco a poco fue desapareciendo del recuerdo y el olor de los odiados pasillos del colegio en el que dejábamos a nuestros hijos.

Las experiencias de los chicos fueron reemplazadas por una expectativa más dramática de un fenómeno asombroso que ya se ha convertido en una leyenda urbana: los tacos -como dicen mis colegas chilenos- son memorables.

Algunos celebrábamos atascos que destrozaron el motor de nuesto auto junto con el calor y la humedad de un pasado que nunca volverá a ser lo que será.

La puntualidad y los atascos de tránsito en la Ciudad de Buenas Aires, son las dos puntas de una semirecta infinita.

El tráfico automotor es una característica municipal de una ciudad cargada de responsabilidades metropolitanas.

¿No es una base social para una visión diferente del lugar de trabajo?

Recuerdo alguna vez haber meditado acerca de mis sillas en la oficina, y me pregunté: ¿por qué son tan buenas?

Al que cada uno de nosotros está dispuesto a ir en aras de alcanzarlas, por la posesión apasionada de ellas durante ocho horas al día.

¿Cuál es la fuerza muy atrayente del lugar de trabajo que nos hace, como conejos, sumergirnos voluntariamente en las gargantas de los embotellamientos tipo boa y pasar al menos dos horas diarias en los intestinos de este interminable cataclismo citadino?

Reflexionando sobre este problema, encontré X razones por las que llego a mi lugar de trabajo en la oficina y regreso todos los días, y por qué lo hago cada vez menos.

Para empezar, sobre la “X”. Yo, como muchos, soy un ser social.

Trabajo con personas y, en su mayor parte, para ellas.

Pero, ¿cómo trabajar con ellos si no están cerca?

Es tan agradable poner la mano en el hombro del interlocutor o tomar una taza de café “de oficina”.

Ahí tenes socialización con un colega, y argumentos adicionales a favor de su libre participación en tu proyecto. Lo mismo se aplica a las reuniones con clientes y socios.

En la oficina dispongo de salas de reuniones, materiales de presentación, equipos para demostraciones a mi servicio.

Y los muros nativos ayudan.

Otras X incluyen razones emocionales, funcionales, gastronómicas (los almuerzos de trabajo), contar con la ayuda y opinión de colegas y un ambiente de trabajo.

Parece un argumento dudoso, pero para mí sigue siendo un argumento.

Hablemos acerca de los juegos

En casa, me conecto a Internet a una velocidad de 10 Mb / s, y en la oficina, el mismo canal se divide en 80 personas.

Perdonen por el detalle, pero no solo soy una criatura social, sino también virtual.

Ley de Teletrabajo en Argentina

En casa tengo una oficina separada y puedo, si tengo suerte, pasar desapercibido para mi esposa que va y viene con sus queahaceres diarios.

Solo trabajo en una computadora portátil y solo con recursos necesesarios asegurados a través de una conexión VPN.

La computadora portátil en realidad tiene un buen micrófono profesional que gracias a un “touch” que le di, me hace una voz angelical, según me dijo un colega,  lo cuál me causó un ataque de risa que me sacó de tema en esa reunión, y aquellos que me llaman o a quienes llamo no saben dónde estoy físicamente, si en la oficina o en casa.

Sin embargo, algunas personas adivinan – desde casa suelo responder con más atención, que desde la oficina, en donde una respuesta de forma tajante y cortada es casi un clásico.

Cada día pienso menos en volver a la oficina, nací para el teletrabajo. Y esto a pesar de que vivo a no más de 15 minutos en auto.

¿Qué impide que mis colegas, clientes y todos los que entienden de lo que estoy hablando desde mi casa, copien lo que hago, para ahorrar tiempo para ellos, para su familia o para un pasatiempo?

En primer lugar, la respuesta a esta pregunta pueden ser factores sociales que determinen los problemas del trabajo a distancia con una oficina.

El primer aspecto del teletrabajo y quizás el más importante es que el sistema de gestión de procesos en las organizaciones se centra tradicionalmente en el control no sistemático y directo del proceso de trabajo por parte del responsable, y no en el análisis de resultados intermedios planificados.

Con un sistema de gestión tan “clásico”, los empleados y gerentes necesitan el contacto visual, cosa que va en contra del teletrabajo.

El segundo aspecto del teletrabajo tiene su raíz en el problema de la vivienda, común para toda américa latina.

Si cuatro personas viven en un apartamento de 2 habitaciones y permanecen en él durante el día, es poco probable que un trabajador que ejerce su función mediante el teletrabajo pueda desempeñar plenamente sus funciones oficiales, a menos que todos los miembros de su hogar también resulten ser del club del “teletrabajo”) en tales condiciones.

El tercer factor que afecta el teletrabajo y que hace que una persona vaya a trabajar se puede definir como supersocialización en un equipo.

Me refiero a su necesidad de reconocimiento público y constante como colega, colega, léase liderazgo.

Esto también puede incluir derivados del teletrabajo, desde “No puedo hablar por teléfono, necesito mirar a los ojos” hasta “Si no me comunico con la gente, me deprimo”.

Todo esto es un derecho en la vida de cada uno y, si lo admitimos con franqueza, la super socialización aún vive en nosotros.

Aún así, tener dos o incluso cuatro horas extra al día para caminar bajo la añosa arboleda de la Avenida Pedro Goyena, hacer flexiones de brazos contra la pared, o un libro nuevo o compartir tiempo de calidad con mi esposa.

¿O tal vez, al final, terminar de leer “Alicia” a mi nieto por Zoom, que entró al País de las Maravillas a principios del otoño y todavía no ha salido de ahí?

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

 

Lea más

VENTAS B2B en la post pandemia

IBM Cloud for Telecommunications un ecosistema con 35 socios

Riesgo: como administrar a 3ros en tiempos de COVID

IBM y R3 unen fuerzas en blockchain sobre nube híbrida

MontysThree: Kaspersky descubre 1 set de espionaje

 

89 / 100