Ciudades inteligentes y con localidades sustentables

Ciudades Inteligentes y Sustentables

Ciudades Inteligentes y Sustentables

La sustentabilidad de las ciudades inteligentes se ha convertido en un factor importante para los ciudadanos, donde un 42% está dispuesto a abandonar su localidad debido a cuestiones ambientales

En la actualidad, la vida en las ciudades inteligentes está por debajo de las crecientes expectativas de los ciudadanos en la era digital.

Esto de acuerdo con el nuevo reporte del Instituto de Investigación Capgemini que analizó las respuestas de 10,000 ciudadanos y más de 300 funcionarios municipales en 10 países en 58 ciudades. Descubrió que muchos ciudadanos se sienten frustrados con la configuración actual de los lugares donde viven, y están listos para manifestar su opinión cambiándose a una ciudad más avanzada digitalmente.

En promedio, 40% de los residentes podrían abandonar su lugar de residencia en el futuro debido a una variedad de puntos débiles, incluyendo las frustraciones digitales.

El reporte “Street Smart: Colocar al ciudadano en el centro de las iniciativas de Ciudad Inteligente” revela que más de la mitad de los ciudadanos (58%) percibe a las ciudades inteligentes como sustentables y que proporcionan una mejor calidad en los servicios urbanos (57%).

Eso explica por qué más de la tercera parte (36%) está dispuesta a pagar más por una mejor vida urbana. Sin embargo, existen grandes desafíos para la implementación, particularmente en términos de datos y financiamiento.

Capgemini ha descubierto que sólo uno de cada diez funcionarios públicos dice que se encuentra en etapas avanzadas de implementación de una visión de ciudad inteligente[1], y menos de la cuarta parte (sólo el 22%) ha comenzado a implementar iniciativas de ciudad inteligente, un problema concreto ya que para 2050 se espera que dos terceras partes de la población mundial vivirá en una ciudad, y que el número de megalópolis[2] aumentará de 33 en 2030 a 43 en 2050[3].

Además, entre los ciudadanos existe un considerable deseo global de ciudades inteligentes, lo que significa que un enfoque acelerado sería bien recibido.

La clave para dar paso a una vida urbana mejorada

Según el reporte, la sustentabilidad ha cobrado aún mayor importancia para la población urbana.

Los ciudadanos ven a la contaminación (42%) y la falta de iniciativas de sostenibilidad (36%) con gran preocupación y, como resultado, pueden llegar a abandonar su lugar de residencia.

Sin embargo, en los últimos tres años, 42% de los funcionarios municipales señala que las iniciativas de sustentabilidad se han retrasado, y 41% dice que en los próximos 5 a 10 años sus ciudades se volverán insostenibles, lo cual es una de las cinco principales consecuencias de no adoptar la tecnología digital.

Si bien las iniciativas de ciudades inteligentes pueden conducir a mejoras en los servicios urbanos, Capgemini ha descubierto que la percepción es clave y que los beneficios no se limitan exclusivamente a resultados tangibles.

Los ciudadanos que utilizan iniciativas de ciudades inteligentes están más contentos con la calidad de su vida citadina.

Por ejemplo, 73% indica que está más feliz con su calidad de vida en términos de factores sanitarios, tales como la calidad del aire.

Sin embargo, esto cae drásticamente al 56% entre aquellos que no han utilizado una iniciativa de ciudad inteligente.

Más de la tercera parte de los ciudadanos (36%) están dispuestos a pagar para vivir en una ciudad inteligente.

Esta cifra se eleva entre los ciudadanos más jóvenes y ricos: 44% entre los millennials, 41% entre los encuestados de la Generación Z[4] y 43% entre los que ganan más de $80,000.

Los datos y el financiamiento son retos críticos para su implementación

Aunque las ciudades inteligentes pueden resolver algunos de los tradicionales asuntos críticos experimentados en las ciudades, como el transporte público y la seguridad, existen serios problemas para la implementación.

Los datos son fundamentales para la optimización de las ciudades inteligentes, sin embargo, 63% de los ciudadanos del mundo mencionan que la privacidad de sus datos personales es más importante que mejores servicios urbanos.

Mientras tanto, cerca del 70% de los funcionarios señalan que financiar su presupuesto es un reto importante, y 68% de los funcionarios dicen que tienen dificultades para acceder y construir las plataformas digitales necesarias para desarrollar iniciativas de ciudades inteligentes.

Desde la perspectiva de los ciudadanos, 54% piensa que las empresas de BigTech proporcionarían mejores servicios urbanos que los que existen actualmente.

Matthias Wieckmann, líder de Estrategia Digital de la Ciudad de Hamburgo, comenta: “Al considerar una iniciativa de ciudad inteligente, es mejor comenzar con pequeños casos de uso que se puedan probar antes de expandirla y asegurar la visibilidad y la viabilidad del financiamiento. Para las autoridades locales, al principio de su trayecto, las soluciones menores ayudarán a allanar el camino más rápido en lugar de comenzar con una gran solución integral.

De esta manera, también es más fácil encontrar aceptación, apoyo y financiamiento para estos proyectos”.

Las iniciativas de ciudades inteligentes ayudan a manejar la crisis COVID-19

Las ciudades inteligentes pueden ayudar a combatir las pandemias.

Capgemini ha descubierto que a medida que el mundo aborda el tema del COVID-19, los funcionarios están utilizando la tecnología para tratar algunos de los retos que enfrentan.

68% de los funcionarios locales descubrieron que las iniciativas digitales, como las aplicaciones que conectan a las personas con los centros de salud o brindan monitoreo remoto de pacientes, les ayudan a manejar la crisis.

La ciudad de Bangalore, India, reasignó su centro de comando en un ‘cuarto de guerra’ para dar seguimiento a los pacientes y elaborar planes de contención utilizando tecnologías de mapeo térmico[5].

En Roma, el personal aeroportuario está usando cascos inteligentes con realidad aumentada y escáneres térmicos para detectar simultáneamente a varios visitantes mientras se mantiene una distancia segura[6].

La implementación acelerada requiere una estrecha colaboración entre los grupos de interés clave

La tecnología innovadora -y los fondos para innovar y ejecutar-, no crearán una ciudad inteligente por sí sola.

La colaboración entre los grupos de interés, como los funcionarios del gobierno local, los ciudadanos y terceros, incluyendo start-ups, instituciones académicas o fondos de capital de riesgo, es fundamental.

En ese sentido, Capgemini recomienda un enfoque en tres fases para los funcionarios de las ciudades:

  • Crear una visión de ciudad inteligente con sustentabilidad y resiliencia como piedras angulares.
  • Empoderar a los funcionarios de la ciudad para que actúen como empresarios y al mismo tiempo garanticen la protección y la confianza de los datos.
  • Construir una cultura de innovación y colaboración con ciudadanos y entidades externas.

Pierre-Adrien Hanania, líder de Oferta Global para IA en el Sector Público de Capgemini, señala: “La percepción y el estado de la ciudad inteligente se han convertido en un diferenciador importante para la población. Para los urbanistas y funcionarios de la ciudad darse cuenta de que los ciudadanos son el activo más inteligente que tiene una ciudad y ponerlos en el centro de las iniciativas de ciudades inteligentes se ha convertido en un factor fundamental. Los funcionarios deben trabajar para garantizar que las intervenciones basadas en tecnología brinden a las personas la experiencia y la calidad de vida que desean y necesitan. Al hacerlo, las ciudades evitarán que sus habitantes se muden a otra ciudad y mejorarán su proceso de digitalización, beneficiándose de la disposición de los ciudadanos a invertir en su hogar.

Además, las iniciativas inteligentes permiten que las ciudades sean más resilientes a los desafíos como COVID-19, pero para lograrlo, es clave aglutinar tanto el entorno de datos como a los grupos de interés para dar forma al proyecto de su ciudad de manera conjunta, uniendo la sustentabilidad y la privacidad de los datos, y el ADN de la ciudad como su esencia”.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam