Nueva Normalidad: invertir en comunicación corporativa

En tiempos de Covid-19 y de la “nueva normalidad” necesitamos invertir más en comunicación corporativa

Recientemente, tuve la oportunidad de participar en un evento do Comunique-se, en compañía de expertos en el área, para discutir los impactos de la nueva normalidad en la industria de la Comunicación, en el contexto de la  investigacion realizada en colaboración con Abracom, enfocada en Brasil.

Algunos resultados, para asombro colectivo, demuestran que el sector se ha visto gravemente afectado en esta guerra contra Covid-19.

Más del 83% de los encuestados dijeron que sus empresas tuvieron una caída en los ingresos, con fuga de clientes, recortes presupuestarios y despidos.

Y, desafortunadamente, cuanto más pequeña es la compañía, más pequeño es el margen de maniobra.

Este escenario se repite em todos los paises de la region, que están en una posición muy difícil y deben ser muy cuidadosos en cómo buscar uma estrategia en este momento de incertidumbres.

Hoy más que nunca los clientes juzgan a las empresas sobre cómo manejan la crisis y, no hay duda,  son más exigentes.

En esta situación global, los ejecutivos, al igual que todos los demás, enfrentan muchas preguntas.

Ante esto, una de las mejores recomendaciones es comunicarse proactivamente y de manera muy honesta, aunque todavía no se tenga la situación controlada.

A diferencia de lo que muchas compañías todavía imaginan, nuestro trabajo em comunicaciones se vuelve esencial exactamente en momentos como este.

A menudo digo que la comunicación es el principal activo de una corporación cuando todo parece incierto.

No se trata de reducir el gasto, sino de multiplicar la inversión.

Estamos en un momento en el que es necesario expandir el vínculo de confianza entre la marca y sus ejecutivos (principalmente tomadores de decisiones) con clientes / consumidores.

Porque el acto de comprar se ha convertido, en la última década, en algo mucho más político.

Y, por este mismo motivo, mucho más complejo desde el punto de vista de la Comunicación.

Esto es lo que señaló el Trust Barometer, una encuesta realizada anualmente por Edelman en el campo (y durante más de dos décadas) en varios países.

En su edición más reciente (en el capítulo “En marcas confiamos”), concluyó que las compañías deben aceptar la responsabilidad conferida por los consumidores y correr el riesgo de atreverse en sus compromisos sociales.

Esto los hace más dignos y relevantes. Vea, por lo tanto, el grado de confianza que una empresa debe lograr frente a sus clientes.

El estudio también reveló que el papel del CEO ha ganado importancia entre los consumidores, es decir, representa no solo la voz de la compañía en los medios, sino el compromiso total con el espíritu de la región y el mundo.

Este ejecutivo también debe ser un líder en cuestiones sociales fundamentales, como la lucha contra el racismo y la homofobia, por ejemplo, o cuestiones relacionadas con la naturaleza y la sostenibilidad.

Una vez más, la comunicación es el enlace esencial para el éxito en esta misión.

Tiene sentido, ya que, a medida que disminuye la autoridad moral de las instituciones tradicionales, las personas buscan nuevas formas de hacerse oír.

Especialmente en el debate más amplio, en el que los consumidores creen que “elegir un producto o servicio hace más diferencia que mi voto cada cuatro años”.

Edelman entrevistó a 16,000 personas en Brasil, Japón, Reino Unido, China, Francia, Alemania, India y Estados Unidos, y el 61% dijo que confiaba en una marca impulsada por la capacidad de actuar de acuerdo con sus creencias. personal, y, en consecuencia, su capacidad para marcar la diferencia en el mundo.

Tanto es así que el 51% de los encuestados estaría dispuesto a abogar por las causas de la compañía; y el 43% dijo que lo defenderían en caso de crisis.

Es, quizás, el desafío de los desafíos de la reputación de la marca, que se vuelve aún más complejo en momentos como este de una pandemia en la que vivimos, en la que ya hemos coqueteado con una “nueva normalidad” que aún no sabemos cómo será, pero para el para lo cual debemos estar preparados.

En resumen, los tiempos de crisis se enfrentan a una mayor comunicación.

Como dice el experto en liderazgo Simon Sinek, “la comunicación no se trata de decir lo que pensamos, sino de asegurarnos de que otros entiendan lo que queremos decir”.

Este es el arte más importante de nuestra profesión, ¡ahora más fundamental que nunca!

 

por Tania Magalhães, Communications Director PayPal Latam

 

nueva normalidad