Pandemia: la oportunidad para Ciudades más inteligentes

La pandemia y las oportunidades para las ciudades

La pandemia y las oportunidades para las ciudades

La pandemia ha logrado lo que los activistas climáticos y los activistas de la tecnología verde ni siquiera se han atrevido a soñar hasta ahora: calles prácticamente vacías de la ciudad, aire limpio para respirar y ningún avión en el cielo.

Según datos visibles por todos, las ciudades  vieron caer su tráfico en más de 50% durante las semanas en las que se impusieron medidas de cierre en marzo, abril, mayo y junio reduciendo sustancialmente tanto las congestiones de tráfico en las horas pico y como emisiones de CO2.

Ahora que las órdenes de quedarse en casa se están relajando gradualmente en todo el mundo y no son pocas las autoridades de todo el mundo que se preguntan si el tráfico anterior a COVID-19 debe volver a las ciudades o si existe una alternativa que los haga más saludables y ecológicos, y mucho más inteligente que antes.

El tráfico y los semáforos inteligentes 

Sin dudas, existe una gran oportunidad para que los planificadores urbanos transformen el transporte dentro de la ciudad de acuerdo con principios más inteligentes , que incluyen control de tráfico e información.

La gestión inteligente de estacionamiento, tarifas de uso de la calle y lo que él llama a carriles de bicicletas emergentes para alentar a las personas a reemplazar sus autos por un medio más saludable.

Una administración más inteligente de los semáforos por sí sola podría reducir la congestión de la calle en un porcentaje importante, inclusive se puede regular la aglomeración de personas en las esquinas claves de la ciudad.

Las tecnologías digitales como la inteligencia artificial (IA) y el procesamiento de grandes datos podrían generar una mejora significativa a un costo relativamente pequeño.

Gran parte de los autos 0KM ya están equipados con herramientas inteligentes, y los teléfonos móviles cuentan con las características de seguimiento necesarias.

Todo lo que necesitamos ahora es una actualización de la infraestructura de tráfico existente.

Tenemos que evolucionar el sistemas de gestión de semáforos a un modelo “adaptativo” que reaccionen rápidamente a situaciones de tráfico específicas y cambien los flujos de tráfico.

Ciudades como Madrid, Mumbai y Quito han lanzado conceptos adaptativos de la gestión del tráfico, y a un costo de aproximadamente u$s 2.78 por ciudadano.

Esto permitiría a las autoridades ahorrar hasta u$s 560 por persona, por año debido a la reducción de los costos relacionados con la congestión.   

El ahorro podría incluso ser mayor, si se permitiera que los semáforos inteligentes transmitieran las opciones de ruteo a los sistemas de los taxis.

Esto reduciría los embotellamientos a la mitad y ahorraría a las ciudades casi el doble.

Liberando los datos de las ciudades

Según Daniel Molina, analista internacional que estudia el tema de las ciudades inteligentes, “el COVID-19 nos brinda una oportunidad de oro para acelerar la adopción de tecnologías digitales destinadas a mejorar nuestras vidas“. 

El monitoreo de las pautas actuales de distanciamiento social es una de las áreas más inminentes del uso de la tecnología digital durante la pandemia.

Si tomamos en cuenta los protocolos sanitarios en los lugares de trabajo, podría “facilitar nuestras vidas” a través de sensores portátiles que emiten alarmas de distancia, tal como lo expresa Molina.

El escaneo facial para la temperatura corporal, pero sin reconocimiento de identidad, podría mejorar el control de infecciones en las estaciones de trenes y en eventos donde muchas personas se reúnen, como partidos de futbol.

La infraestructura digital debe estar en su lugar, en América Latina colisionamos contra las redes irregulares en muchas ciudades y comunidades que aún están retrasando la evolución digital de las ciudades.

En América Latina, los líderes de opinión debemos comenza a imaginar una nueva realidad digital posterior a COVID-19 que muchos podrán tildar de revolucionaria, para una región que habitualmente se la califica como una pesadilla burocrática, sin mucho respeto por la privacidad de los datos públicos.    

Las autoridades de la ciudad podrían, usar los datos recopilados de sus propias estaciones de monitoreo de flujos de tráfico, la actividad de bacheo y repavimentación y emisiones de automóviles y ponerlos en una plataforma de código abierto.

Las empresas privadas podrían analizar los datos y enviar información directamente en los sistemas de automóviles o teléfonos inteligentes a bordo de las personas.

Incluso las herramientas analíticas existentes de Google o Waze podrían integrarse, haciendo que sea mucho más fácil para los conductores evitar embotellamientos o encontrar un estacionamiento conveniente. 

Viajes aéreos, el valor en la nueva normalidad

Los viajes aéreos van a experimentar cambios sustanciales en la post pandemia, se calcula que el preembaque va a consumir una hora más de lo habitual.

IATA teme que el impacto inducido por la pandemia en los resultados finales de la industria supere los 340 mil millones de dólares este año, y cree que la caída será a largo plazo, manteniendo los ingresos de la aviación en un 75% de los niveles prepandémicos en los años por venir.

Caerán abruptamente los viajes de negocios, seguirá siendo más eficiente trabajar desde casa y las videollamadas serán tan útiles como hoy, mientras que la cantidad de vuelos de vacaciones va a decaer por “la falta de dinero por parte de los clientes y la reducción de las ofertas de los operadores de viajes.“.

Si se compensara la caída de los ingresos, las compañías que hasta ahora se han dedicado principalmente a guerras de precios deben volver a la calidad como modelo y acelerar el ritmo de su transformación digital.

En el sentido de que toda la cadena de valor que rodea los servicios de pasajeros debe redefinirse, buscando un camino hacia lo individual.

Los grandes datos también se convertirán en el “combustible del crecimiento” en el futuro de la industria de viajes.

Las aerolíneas y los aeropuertos tendrán que conocer los hábitos de gasto y las preferencias de viaje de sus clientes mucho mejor para poder competir, para lo cual el análisis de datos es esencial para ofrecer soluciones a medida. 

En el día de hoy, Latam acaba de anunciar que se retira de Argentina, esto es sin duda el primer efecto del cambio, en un mercado caótico.

Alquiler de oficinas un negocio que requiere una reconversión

Morgan Stanley, anunció que la mayoría de los 80,000 empleados del banco de inversión estadounidense podrían continuar trabajando desde su casa en la era posterior a la pandemia, es todo un metamensaje para el mercado inmobiliario.

Como el teletrabajo aparentemente funciona bien para muchos en la economía digital, Argentina se encuentra legislado sobre el teletrabajo, y algunos países de América Latina ya avanzaron al respecto, sin dudas y por sentido común, esto va a impacta en mayor o menor medida en el mercado inmobiliario.

Sin dudas la crisis del coronavirus se convertirá en un “catalizador del desarrollo urbano”.

La relación entre el centro de la ciudad y la periferia cambiará, ya que la movilidad individual y el control sobre los flujos de datos serán revisados.

OT como driver de las nuevas ciudades

Daniel Farías, uno de los grandes referentes regionales de ingenería aplicada al OT suele comentar que “los edificios fueron diseñados en el pasado para satisfacer las necesidades de inversión, en el futuro tendrían que poner mayor énfasis en el espacio suficiente para reducir los riesgos de salud y laborales para el personal“. 

Esto podría significar edificios de gran altura y centros comerciales en las ciudades, pero más espacios abiertos para reuniones y comunicación con las personas.

Debemos imaginar un nuevo mundo de vida urbana con matices brillantes en el nuevo concepto de ciudades inteligentes, en dónde las nuevas tecnologías digitales como los autos en red y los semáforos adaptables, si se instalan en todas las ciudades del mundo con poblaciones de más de 200,000 personas, ahorrarían el planeta 2% en emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre.

Mientras los comercios reclaman por su supervivencia después de una extensa cuarentena, nuestras ciudades requieren de nuestro compromiso con el cambio, mucho más allá que esperar la era de la salvación inminente posterior a COVID-19.

Las Fintech al rescate de la pandemia

Las Fintech deberán proveer herramientas de inclusión financiera, muchos más elásticas que las que conocemos, aún más elásticas que la moneda misma, para acompañar al cambio toquenizando “todo”, desde créditos fiscales, entradas de futbol, títulos de deuda, o kilos de carne generando las bases para crear un modelo capitalista mucho más inclusivo y justo, tal como lo sostiene habitualmente Fabian Barros Requeijo CEO de Pay per TIC S.A.

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam