FBI lleva a un CIO a la justicia por sabotear su antiguo empleador

CIO condenado por piratear a su antigüo empleador

FBI lleva a un CIO a la justicia por sabotear su antiguo empleador
FBI lleva a un CIO a la justicia por sabotear su antiguo empleador

CIO condenado por piratear y sabotear la red informática de su antigüo empleador

El FBI informó que el pasado 28 de Mayo, Charles E. Taylor ex CIO fue sentenciado a cumplir sentencia en una prisión federal por hackear a su antiguo empleador con sede en Atlanta y sabotear su red de comunicaciones internas, causando más de u$s 800,000 en daños.

“Taylor como ex CIO saboteó deliberadamente la red informática que se le había encomendado proteger porque estaba molesto con su antiguo empleador”, dijo el fiscal federal Byung J. “BJay” Pak.

“Los expertos corporativos como Taylor causan pérdidas significativas a través de la actividad de piratería cada año, y las empresas deben permanecer atentas contra las amenazas internas a la seguridad de su red”.

Cuando el CIO se convierte en saboteador

“Taylor usó el sabotaje para traicionar la confianza depositada en él por su empleador, causando dificultades extremas para la compañía y sus compañeros de trabajo”, dijo Chris Hacker, agente especial a cargo del FBI Atlanta.

“Ninguna cantidad de subterfugios protegerá a los ciberdelincuentes de ser desenmascarados, arrestados y procesados ​​por investigadores del FBI y fiscales federales”.

Según el fiscal estadounidense Pak, los cargos y otra información presentada en el tribunal: en 2013, Taylor, un residente de Jacksonville, Arkansas, fue contratado como administrador de sistemas para un mayorista de madera y materiales de construcción.

A principios de 2018, un gran distribuidor de productos de construcción con sede en Atlanta adquirió la compañía.

Taylor mantuvo su trabajo como ingeniero de sistemas senior después de la fusión, pero no estaba contento con la compañía recientemente combinada y renunció en julio de 2018.

Un mes después de su partida, Taylor realizó una campaña de sabotaje en varias etapas dirigida a la red de la compañía.

Utilizando la información que obtuvo en su empleo, Taylor inició sesión en la red de forma remota sin autorización y utilizó métodos de cifrado para ocultar sus conexiones de red.

A mediados de agosto de 2018, Taylor cambió las contraseñas de los routers de red ubicados en docenas de almacenes de la compañía.

Los empleados de la compañía no pudieron acceder a los routers, y la compañía los reemplazó poco después a un costo de aproximadamente $ 100,000.

Días después, Taylor emitió un comando de apagado para un servidor de comando central en la red de la compañía, paralizando las comunicaciones internas de la compañía.

A medida que la empresa trabajó para restaurar su red durante un período de 2 días, los empleados de varias de sus sucursales se vieron obligados a tomar los pedidos de los clientes a mano y atender los pedidos entrantes utilizando sus teléfonos celulares personales.

En total, el sabotaje del servidor le costó a la compañía más de $ 700,000 dólares en ganancias perdidas y costos de remediación.

Charles E. Taylor, de 60 años, de Jacksonville, Arkansas, fue sentenciado por el juez de distrito estadounidense JP Boulee a un año y seis meses de prisión, seguido de tres años de libertad supervisada, uno de los cuales se cumplirá en detención domiciliaria.

Además se le ordenó pagar una restitución por un monto de $ 834,510.

Taylor fue declarado culpable de fraude informático el 19 de febrero de 2020, luego de declararse culpable.

La Oficina Federal de Investigación investigó este caso

El fiscal federal adjunto Nathan P. Kitchens, subjefe de la Sección de Delitos de Propiedad Intelectual y Cibernética, procesó el caso.

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam