Comisión de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva e1589914590644

Ley de la EDC: cuando la ignorancia es supina

Ley de la Economía del Conocimiento
Ley de la Economía del Conocimiento

Para dictar una ley de Economía del Conocimiento, resulta apenas necesario entender que es la EDC, o tener al menos un asesor que entienda el tema que se trata.

En el día de hoy, montados en un sistema de teleconferencia de seguridad incierta, los Diputados de la República Argentina comenzaron a debatir una ley viciada de mentiras.

Paul Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda nazi, que curiosamente falleció un 1° de Mayo, “día del trabajador” solía tener una máxima que rezaba: “Miente, miente que algo queda”.

75 años después de la muerte de dicho funcionario nazi, pareciera que la frase de Goebbels cobra vida, y se hace carne en los Diputados de la Nación.

¿Alguien les entregó señores Diputados un plan de sustentabilidad sobre los 125 mil empleos que prometen crear?

Ambiciono creer que no eligieron creer ¿verdad?

Aspiro a creer señores diputados, que trabajaron duro para verificar que la industria tecnológica nacional, va a cumplir y Ustedes no van a regalar miles de millones de pesos, tras una promesa vacía.

¿Solo a la Señora Diputada Gisela Marziotta se le ocurrió pensar dentro de la comisión de tecnología que faltan los trabajadores?

¿Se imaginan la comisión de tecnología, con todos sus asesores y solo una diputada se dio cuenta que no estaban los trabajadores?

Me pregunto si los Señores diputados tan bien asesorados, gracias al dinero que cobran de nuestros impuestos, tomaron en cuenta que el valor de la Ley de EDC radica en el talento de cada trabajador. ¿No es raro que no estén los trabajadores presentes?

Quiero suponer que el total de los diputados de la comisión, muchos de ellos Peronistas, saben que el trabajador informático, no tiene convenio colectivo de trabajo.

Resulta raro cuando la cámara hoy puede sesionar gracias al trabajo de informáticos…

Señores Diputados, la ignorancia los convierte en cómplices, y sus decisiones pasan a ser supinas.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam