COVID-19: IBM incorpora supercomputadoras para enfrentarlo

IBM lucha contra el COVID-19

IBM lucha contra el COVID-19

Desde el inicio de la pandemia COVID-19 hemos estado trabajando estrechamente con los gobiernos de Estados Unidos y del mundo para encontrar todas las opciones disponibles.

Para poner nuestra tecnología y experiencia a trabajar para ayudar a las organizaciones a ser resilientes y adaptarse a las consecuencias de la pandemia, y para acelerar el proceso de descubrimiento y permitir que la comunidad científica y médica desarrollen tratamientos y, en última instancia, una cura.

En IBM, tengo el privilegio de trabajar con colegas que han dedicado sus vidas y carreras al avance de la ciencia y a crear tecnología innovadora que puede ser una fuerza para el progreso en el mundo.

Ahora, en colaboración con la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca y el Departamento de Energía de los Estados Unidos y muchos otros, IBM está ayudando a lanzar el Consorcio de Computación de Alto Rendimiento COVID-19, que traerá una cantidad sin precedentes de potencia informática —16 sistemas con más de 330 petaflops, 775,000 núcleos de CPU, 34,000 GPU — para ayudar a los investigadores de todo el mundo a comprender mejor COVID-19, sus tratamientos y posibles curas.

¿Cómo pueden las supercomputadoras ayudarnos a combatir este virus?

Estos sistemas informáticos de alto rendimiento permiten a los investigadores realizar un gran número de cálculos en epidemiología, bioinformática y modelado molecular. Estos experimentos tardarían años en completarse si se trabajaran a mano, o meses si se manejaran en plataformas informáticas tradicionales más lentas.

Al agrupar la capacidad de supercomputación bajo un consorcio de socios, incluyendo IBM, Lawrence Livermore National Lab (LLNL), Argonne National Lab (ANL), Oak Ridge National Laboratory (ORNL), Sandia National Laboratory (SNL), Los Alamos National Laboratory ( LANL), la National Science Foundation (NSF), la NASA, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el Instituto Politécnico Rensselaer (RPI) y múltiples empresas tecnológicas líderes, podemos ofrecer un extraordinario poder de supercomputación a científicos, investigadores y agencias gubernamentales a medida que responden y mitigan esta emergencia global.

Como un poderoso ejemplo del potencial, IBM Summit, la supercomputadora más poderosa del planeta, ya ha permitido a los investigadores del Laboratorio Nacional Oak Ridge y a la Universidad de Tennessee detectar 8,000 compuestos para encontrar aquellos que son más propensos a unirse a la principal proteína «spike» del coronavirus, lo que hace que sea incapaz de infectar las células huésped. Fueron capaces de recomendar los 77 prometedores compuestos de fármacos de moléculas pequeñas que ahora podrían ser probados experimentalmente. Este es el poder de acelerar el descubrimiento a través del cálculo.

Ahora debemos escalar, e IBM trabajará con nuestros socios del consorcio para evaluar las propuestas de investigadores de todo el mundo y proporcionar acceso a esta capacidad de supercomputación para los proyectos que pueden tener el impacto más inmediato.

Estoy orgulloso de trabajar con mis colegas de IBM y con la comunidad científica para ayudar a poner en marcha este esfuerzo. Lo que comenzó hace unos días con una conversación con la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca se ha consolidado rápidamente en un esfuerzo sin precedentes que puede marcar una diferencia real.

En un momento de incertidumbre, quiero ofrecer esta promesa:

IBM continuará explorando todo lo que esté a nuestro alcance para utilizar nuestra tecnología y experiencia para impulsar progresos significativos en esta lucha global.

 

Por Dario Gil, director IBM Research