El Presidente de Argentina, en busca de asesoramiento tecnológico para enfentrar al Covid-19 conversó con algunos referentes equivocados

COVID-19 Los tiburones tecnológicos huelen sangre

El Presidente de Argentina, en busca de asesoramiento tecnológico para enfentrar al Covid-19 conversó con algunos referentes equivocados
El Presidente de Argentina, en busca de asesoramiento tecnológico para enfentrar al Covid-19, conversó con algunos referentes equivocados

En el día de ayer el presidente de la Nación conversó en forma virtual con referentes del mundo tecnológico para discutir acerca del problema de COVID-19 y el teletrabajo.

Desconozco quién hizo la convocatoria, pero me avergüenzo por la falta de visión estratégica para convocar a lo mejor de la tecnología para este problema del COVID-19 en particular.

Estamos hablando de pasar de un día para el otro a miles de trabajadores, de un trabajo en la empresa, con un perímetro definido de seguridad, a un sistema de home office, con perfiles de seguridad difusos.

En este contexto no llamaron a nadie de ciberseguridad, si bien IBM o Cisco cuentan con equipos de seguridad muy destacados en el mundo, no había gente con experiencia local era más que necesario para brindar una visión de contexto adecuada.

La Cámara del Software y Servicios informáticos, como es su costumbre interviene a destiempo y a contramano del sentido común, participa de una charla en lugar de dejar su espacio a referentes de los polos tecnológicos, para entender como permeabilizar más aún las herramientas tecnológicas, para llegar a las economías regionales.

Empresarios que representan a empresas locales, pusieron a un referente del software de administración de municipios, con antecedentes de haber presidido esta cámara de teflón que desde hace años dilapidó cientos de millones de pesos con programas de capacitación que no dieron ningún resultado efectivo.

Participaron consultoras internacionales con skills en “body rental”, como si revender carne e IQ argentino en el exterior fuese una capacidad necesaria para hacer frente a esta crisis.

Llamaron a Facebook, para escuchar su opinión sobre su herramienta corporativa para trabajo colaborativo, solo es necesario recordar el escándalo de Cambridge Analitycs, para entender a quién le estamos escuchando para confiar los datos de nuestras empresas.

Ausencias llamativas para tratar el tema de COVID-19

Es lógico que participen empresas cómo Microsoft, Google, IBM, Oracle, Mercado Libre, Amazon, PayperTIC entre otras, pero es llamativo las ausencias deliberadas, EMC ¿no estaba?

¿A VMware no se le ocurrió a nadie llamarla? Citrix tampoco figuró (¿hablamos de trabajo remoto no?) y ni hablar la empresa con mayor experiencia en el mundo en comunicaciones unificadas, como es el caso de Avaya.

¿Alguien me puede explicar quien pensó en una estrategia para hacer frente a esta crisis?

Tenemos dos empresas vitales con filial en Argentina, Huawei de China que nos podría explicar como manejaron el tema en China y Samsung que puede volcar su experiencia en Korea del Sur.

A nadie le importó la gente, era mejor que los amigos de la runfla tuviesen su cuadradito de gloria frente al Presidente de la Nación que darle lugar a los académicos de la industria.

Pero esto no es todo, se ignoró deliberadamente a los trabajadores informáticos para pedir su valiosa opinión y colaboración en esta crisis. Una vergüenza!

COVID-19 es una realidad, ya está entre nosotros, la asignación de recursos económicos para potenciar el mundo tecnológico puso como “locas” a muchos empresarios del sector, que con su voracidad acostumbrada abusaron de su posición acomodaticia para poder hincar el diente en este paquete millonario.

A diferencia del sistema médico, aquí los egos lograron superponer su autoridad al conocimiento, al pensamiento estratégico y sobre todo al sentido común.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam