IA, aprendizaje automático, fintechs y 5G

Me apasiona la IA y el aprendizaje automático. La potencia informática que tenemos hoy permite que estas dos tecnologías alcancen un potencial fabuloso.

Lo que vemos hoy es el mundo virtual que nos rodea de tal manera que, a veces, no nos damos cuenta de que cambiamos de lo físico a lo digital. Y el futuro estará cada vez más lleno de inteligencia artificial y aprendizaje automático. Es una nueva revolución industrial. No se trata de «si» sucederá. Ya está sucediendo.

Pero la verdad es que todavía estamos haciendo un trabajo muy pobre al explicar el impacto de estas tecnologías en la realidad de las personas ni cómo pueden mejorar sus vidas y democratizar el acceso a una gama de servicios, incluidos los financieros. Necesitamos informar a las personas, hacerles comprender que el futuro de la tecnología, a través de la IA y el aprendizaje automático, hará que sus vidas sean más fáciles y su tiempo más valioso.

Hoy, gracias a la tecnología, una persona sin experiencia en el mercado de aplicaciones financieras puede tener una cartera de inversiones basada en IA. Antes, este tipo de opción era para grupos muy pequeños, con millones para invertir. Actualmente, gracias a la potencia informática y a la inteligencia artificial aplicada a Big Data, cualquiera puede invertir la cantidad que desea en línea, a través de un teléfono inteligente. Este tipo de tecnología cambia dramáticamente la vida de una persona y es un activo fundamental para el crecimiento de cualquier país.

Lucas Medola de Paypal analiza el impacto de la IA, el aprendizaje automático y el 5G en nuestra sociedad

Lucas Medola de Paypal analiza el impacto de la IA, el aprendizaje automático y el 5G en nuestra sociedad

Otro punto importante: el advenimiento de las fintechs. La distribución física de algunos sectores, no solo la banca, está cambiando. Cuando analizamos las economías más avanzadas, ¿qué le está sucediendo al sector inmobiliario y al centro comercial, por ejemplo? Están disminuyendo, estos centros comerciales están cerrando, reorganizándose, el número de centros comerciales ha disminuido en los últimos años.

Este es un síntoma de un cambio en el comportamiento de las personas. Cómo interactúan, cómo compran, cómo viven. Esto, por supuesto, afecta la forma en que las personas se relacionan con los servicios financieros. Y en este contexto los bancos se encuentran en un dilema: qué hacer con sus sucursales físicas, que ya no satisfacen las necesidades de los clientes; y cómo volverse relevante en el entorno virtual / digital.

Desde este punto de vista, las fintech tienen un papel muy importante, ya que pueden invertir en innovación de una manera mucho más orgánica, sin las preocupaciones de una empresa tradicional. Pueden dedicarse por completo a las nuevas tecnologías y las interrupciones. Esto ejerció una enorme presión sobre los bancos. En cualquier mercado hay quienes ganan y quienes pierden. Y las fintechs están creciendo muy rápido, especialmente en los mercados emergentes. Y cada vez atraen más la atención de importantes fondos de capital en Silicon Valley.

Este es un escenario muy interesante, porque las fintech también se han convertido en una opción para todo el mercado, no solo para personas no bancarizadas o con acceso limitado a servicios financieros. Principalmente porque, como sabemos, el futuro es móvil.

Las tecnologías móviles son mucho más rápidas de desarrollar y tienen una capacidad de capilarización gigantesca. Sin embargo, es necesario comprender que, para que una empresa se convierta en móvil, se necesita una infraestructura de distribución muy eficiente para transformar la cadena de valor. Por lo tanto, si su empresa se encuentra en un lugar donde funcionan los servicios de logística y entrega, su capacidad de migrar a dispositivos móviles es mucho mayor. Otro punto clave: combatir el fraude. Porque la prevención del fraude, tecnológicamente hablando, es un negocio global.

Un tercer punto es el costo de acceso a la banda ancha. A nivel mundial, las economías de más rápido crecimiento son aquellas con una infraestructura de banda ancha consolidada y de bajo costo para los usuarios. Esto crea un escenario perfecto para que cualquiera, en cualquier lugar, desarrolle su comercio electrónico o cree un canal de comunicación directo. Y esta democratización es un factor fundamental para que la economía solo móvil crezca de manera sostenible.

A este respecto, se puede decir que 5G será una nueva revolución de las telecomunicaciones, incluso en países con problemas de infraestructura aún por resolver. La cantidad de servicios que se pueden ofrecer gracias a la velocidad de 5G es algo que nunca antes habíamos visto.

 

Hace unos años había personas en la industria que decían: «¿Pero ¿quién realmente va a necesitar una conexión de 10 Mbps?» Porque hoy ya no vivimos sin 100Mbps de conexión a Internet desde casa. ¡Este mercado es así! Cuanto más ancho de banda, mejor. Pero también estamos hablando del protocolo de conexión, y 5G tiene beneficios muy importantes para las comunidades rurales, por ejemplo. Estoy seguro de que con 5G, además de mucha más velocidad, tendremos una cobertura mucho más eficiente.

 

Por Lucas Medola, CFO PayPal Latam

 

IA, IA