CESSI: informe de Stanford, revela que van a contramano del mundo

La histórica posición de la CESSI, Cámara del Software y Servicios Informáticos de la República Argentina, que se ha caracterizado por desconocer el valor y el pensamiento de los empleados en el desarrollo de la industria, demuestra que los empresarios argentinos atrasan.

En un nuevo informe publicado hoy, deja muy mal parada a la dirigencia de la CESSI, frente a su intransigencia al diálogo.

Diligent Institute y Rock Center for Corporate Governance de la Universidad de Stanford revelaron que los miembros de los directorios tienen en cuenta las necesidades de los accionistas y las partes interesadas al tomar las decisiones estratégicas, con lo cual, se consolida un movimiento en el que se destacan las partes interesadas y que abarca la gobernanza moderna.

CESSI no escucha a nadie

Resulta llamativa la posición intransigente de la industria cuando en Silicon Valley van a contramano de las medidas extremas de una cámara devaluada por su pensamiento totalmente divorciado de la realidad de la Economía del Conocimiento.

El informe, «Las partes interesadas adquieren protagonismo: opiniones de los dirctores sobre las prioridades y la sociedad», presenta respuestas y entrevistas con casi 200 directores de empresas públicas y privadas de todo el mundo.

Según la encuesta, la gran mayoría de los directores corporativos (89%) considera que es importante o muy importante que su empresa tenga en cuenta los intereses de las partes interesadas que no son accionistas de la empresa, entre ellos, los empleados, las comunidades locales y el público en general, a la hora de trabajar para lograr los objetivos comerciales

Declaración sobre el propósito de una corporación

Los resultados de este informe se hacen eco de los sentimientos de la reciente «Declaración sobre el propósito de una corporación«, firmada por la Mesa Redonda de Negocios, compuesta por 183 gerente generales de las principales corporaciones estadounidenses.

Por primera vez, estos líderes aceptaron el compromiso de tratar los intereses de todas las partes interesadas, no solamente de los accionistas, en las estrategias corporativas.

El contexto incluye a los trabajadores

«Nuestro informe pone en contexto los compromisos asumidos por la Round Table de Negocios este otoño y demuestra que los directores corporativos han logrado un equilibrio saludable entre las necesidades de los accionistas y las de los empleados y la sociedad en general.

Los directores indicaron que priorizar las necesidades de los empleados es vital para generar valor para los accionistas a largo plazo», comentó Brian Stafford, gerente general de Diligent.

CESSI, no da en la tecla con el futuro

CESSI, no da en la tecla con el futuro

«Además, descubrimos que los directores prestan una atención considerable a las partes interesadas importantes, en particular, a su fuerza laboral, en la planificación comercial a largo plazo, con lo cual demuestran haber adoptado la noción de que beneficiar a las partes interesadas, especialmente a los clientes, empleados y las comunidades en las que operamos, también debería brindar una ventaja competitiva a las empresas».

La percepción adquiere mayor peso

A pesar de que los directores se manifiestan satisfechos con el trabajo que hace su empresa para satisfacer los intereses de las partes interesadas (92%), estos expresaron su preocupación por las percepciones de las partes interesadas.

Solo el 57% de los directores considera que las partes interesadas más importantes con las que se relacionan comprenden con precisión el trabajo que la compañía está haciendo para abordar los intereses de las partes interesadas.

«En cuanto al reconocimiento del valor que otorgan a los intereses de los empleados y la comunidad, los directores corporativos sienten que el público en general desconoce la realidad», explicó David Larcker, Director académico de Corporate Governance Research Initiative de Stanford, miembro de la Junta Asesora de Diligent Institute, además de coautor del informe.

«O tal vez las propias compañías no transmiten bien todo lo que hacen, o una combinación de ambos factores».

El éxito está en equilibrar las tensiones

Si bien los directores reconocen que hay tensiones entre los intereses de los accionistas y las partes interesadas, la mayoría considera que sus compañías logran un equilibrio exitoso que reduce esa tensión.

En general, los directores rechazan la noción de que sus empresas tienen un horizonte de inversión a corto plazo para administrar sus negocios.

El estudio también demuestra que los directores están ampliamente satisfechos con sus esfuerzos en materia de protección ambiental, social y de gobernanza; sin embargo, creen que la sociedad en general no comprende ni aprecia el trabajo que realizan.

«Los líderes que trabajan realmente con el foco puesto en la estrategia de la empresa a largo plazo comprenden la enorme importancia que tienen otras partes interesadas para lograr sus objetivos.

Aquellos que adoptan este enfoque son los nuevos practicantes de la gobernanza moderna: una categoría que introdujo Diligent en el mercado a principios de este año, en lo que es un nuevo marco para que los directores conduzcan sus empresas», subrayó Stafford.

Un modelo de gobernanza acorde con la necesidad productiva de Argentina

«En muchos sentidos, la carta de Larry Fink fue precursora de la gobernanza moderna.

Los miembros del directorio están mejorando la visibilidad en sus organizaciones y en sus industrias, sin dejar de priorizar los intereses de las partes interesadas».

En términos de tendencias fuera de EE. UU., los resultados de la encuesta mostraron que las organizaciones no estadounidenses están afrontando una mayor presión de los constituyentes externos, que les exigen que trabajen más por las partes interesadas que las empresas estadounidenses.

Más de la mitad de los directores de compañías no estadounidenses dijeron que reciben una presión elevada o moderada de los grupos de activistas, mientras que apenas el 30% de los directores estadounidenses concuerdan en esto.

El mismo contraste también es válido en términos de presión de los inversores

«Nuestros datos demuestran que los directores fuera de los Estados Unidos prestan más atención a una amplia gama de intereses de las partes interesadas», comentó Brian Tayan, investigador de Rock Center y coautor del informe.

«Sin embargo, al mismo tiempo, tienden a estar menos satisfechos con sus esfuerzos en materia de sostenibilidad que los directores estadounidenses. Puede ser que las compañías que dirigen tengan estándares más estrictos, o que los directores de los Estados Unidos hagan un mejor trabajo a la hora de poner en práctica sus planes».

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

Cessi, Cessi, Cessi, Cessi