Redacción 3 noviembre, 2019

Chicas en Tecnología es una organización de jóvenes que promueven la participación de la mujer en temas relacionados con la tecnología.

Con un “Time to Market” muy apropiado, “Chicas en Tecnología” salió a esgrimir las banderas del feminismo, para generar un negocio rentable y lucrativo, que resulta WIN WIN tanto para la organización como para las compañías tecnológicas.

En mi fuero íntimo me defino como una persona profundamente humanista, para mí no existe diferencia de género, religión o política que define el valor de una persona.

Suscribo los ideales de «libertad, igualdad y fraternidad»que surgieron con la Revolución Francesa, y considero sagrada la lucha por los derechos individuales de todas las minorías.

Chicas en Tecnología, tienen una asignatura pendiente con la inclusión
Chicas en Tecnología, tienen una asignatura pendiente con la inclusión

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU trabaja para crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.

Pero también, tal como sostiene Phumzile Mlambo-Ngcuka, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, “Los grupos marginados y poco representados por motivo de raza, etnicidad, orientación sexual o condición socioeconómica también deben tener la oportunidad de crear y contribuir con su opinión sobre lo que otras personas están creando.”

STEM

Promover la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) entre las mujeres y las minorías particulares es una necesidad imperiosa para la sociedad, pero si en el proceso de adopción de conocimientos no sumamos a los derechos propios de cada trabajador, las asimetrías van a seguir marginando a estos grupos.

Consciente de esta realidad, tiempo atrás me crucé con una de las Chicas en Tecnología, a quien le propuse unir a su organización con la Asociación Gremial de Computación, para que puedan ocupar su lugar natural en la organización y tengan una caja de resonancia más amplia para lograr la igualdad e inclusión de todos.

Tal como me sugirió la representante de Chicas en Tecnología, envié un e-mail para generar el contacto entre ambas organizaciones.

Varias semanas después demostrando desgano, recibimos una respuesta parca por parte de la organización femenina, en dónde proponían una fecha incierta un par de semestres adelante, argumentando estar muy ocupadas con numerosos eventos.

Pasados varios meses, fui siguiendo muchos de los eventos de Chichas en Tecnología y un número importante de los eventos, por no decir todos, fueron auspiciados por la Cámara Argentina de Software y Servicios Informáticos.

El metal nunca debe cortar los derechos

Resulta obvio que, a la hora de elegir entre el derecho laboral de las mujeres y el auspicio, las Chicas en Tecnología han optado por el vil metal.

Resulta insultante pensar que estas jóvenes han levantado las banderas del feminismo en tecnología cuando todos sabemos que es necesario honrar la memoria de las mujeres que han muerto en el pasado por luchar por sus derechos laborales, en lugar de tener una relación carnal con la cámara de empresarios del sector.

Creo que es necesario sincerar la realidad, y presentarse como una herramienta de RSE de las empresas, para conseguir trabajadoras, adoctrinadas por un lánguido patriarcado que son menos proclives a reclamar los derechos de las jóvenes que impulsan.

Como humanista pienso que Chicas en Tecnología es una visión machista de un problema humano de inclusión, apuntado a aparentar una cosa y hacer negocio con banderas que hay que tener respeto para sostenerlas.

Lamento profundamente que una buena idea, esté auspiciada solo con fines comerciales y no inclusivos.

 

Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

A %d blogueros les gusta esto: