Twitter

Privacidad: esa utopía que no alcanza a las empresas

La semana pasada coloqué un post en Facebook que decía, que “Twitter te pidió tu teléfono para blindar tu privacidad y usó esa información para vender publicidad dirigida”.

Cuando hablo de voracidad empresaria en el contexto de la nueva ola de capitalismo de control que rige nuestra sociedad global, hace que esta noticia que en principio pasó inadvertida y que pareciera naturalizarse, no es un tema menor.

Las compañías tecnológicas buscan ganar dinero a cualquier precio y extrayendo la información personal de los usuarios tienden siempre a anteponer las ganancias a la privacidad.

No es sano que sea la naturaleza del negocio.

Twitter, en este caso usó información que las personas suministraron por razones de seguridad para compararlas con las listas de información de contacto cargadas por los mercados, lo que permitía la venta y anuncios específicos, sin importar si se violaba la privacidad del usuario.

Según Twitter se detuvo la práctica maliciosa el pasado 17 de septiembre, sin aclarar por cuanto tiempo ejerció ese abuso con sus usuarios, tampoco pudimos saber cómo se descubrió este escándalo y menos aún cuántas personas fueron afectadas.
“Esto fue un error y nos disculpamos”, dijeron los voceros de Twitter. “Lamentamos que esto haya sucedido y estamos tomando medidas para asegurarnos de no cometer un error como este”.

Emprendedores Tecnológicos en la mira

Los medios reflejan una mirada inocente de los emprendedores tecnológicos, visionarios que se adelantaron a las nuevas tecnologías y anticiparon las ideas que hoy mueven el mundo.

Lejos de esa visión naif, son verdaderos tiburones blancos que anteponen el negocio a cualquier norma de seguridad o principio ético.
En esencia, ponen un cebo y a cambio de ellos vulneran nuestra confianza como usuarios.

Twitter pide que cualquier usuario de la red social que quiera usar la autenticación de dos factores, una medida de seguridad aparentemente lógica que el usuario coloque un segundo código de inicio de sesión, a través de un mensaje de texto, una aplicación de autenticación o una clave de seguridad de hardware, además de una contraseña, proporcione un número de teléfono activo.

Quienes buscamos una protección de nuestra cuenta más robusta no tuvimos más opción, que entregar esta información confidencial.

Si considero que la captura de datos descarada de Twitter fue un “error”, me siento un estúpido y solo lo veo como un modelo operacional desvergonzado, creado con el único fin de mejorar su orientación publicitaria y, con el único interés de ganar más dinero, no de brindar seguridad a sus usuarios.

¿Existe la ética para la privacidad?

Sin un poquito de vergüenza o ética, Facebook, quizás el mejor intérprete del nuevo capitalismo de control junto a Google dijo en ese momento: “Utilizamos la información que las personas proporcionan para ofrecer una experiencia mejor y más personalizada en Facebook, incluidos los anuncios”.

Facebook recordó a sus apreciados usuarios que pueden “administrar y eliminar la información de contacto que usted he subido en cualquier momento “.

Lo sarcástico es que al usar un número de teléfono para la autenticación de dos factores la mejor forma de abrir la puerta al mundo cibercriminal con opciones “válidas” para vulnerar a cualquier cuenta. En este punto la acidez de los sarcástico se vuelve caustica.

Los “SIM-jackers” pueden secuestrar los números de teléfono de las personas engañando a los operadores de telefonía celular para que transfieran la propiedad.
Y algunos cibercriminales más sofisticados también pueden explotar una falla en el “sistema de señalización 7” o SS7, un protocolo de red celular, para interceptar los mensajes de los usuarios.

Si lo pensamos brevemente, nos damos cuenta que las acciones inescrupulosas y especulativas de Facebook y Twitter aceleran el ecosistema cibercriminal, ya que cualquier usuario antes de tomar una medida de seguridad, demore su decisión hasta comprobar de que no están vulnerando su inocencia nuevamente.

Marcelo Lozano - Opina sobre el valor de la privacidad en las empresas
Marcelo Lozano – Opina sobre el valor de la privacidad en las empresas

 

 

 

 

 

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam