Redacción 9 septiembre, 2019
VMware

Aunque de ninguna manera es una tecnología nueva, la computación en la nube sigue creciendo como las plantaciones de soja en el planeta. ¿Es bueno? ¿Es malo? Solo el tiempo nos revelará la verdad.

Un investigador tecnológico de Gartner aseguró que el sector de computación en la nube va a crecer un 17.5% en 2019, y que el gasto global anual en tecnología casi se duplique desde los niveles de 2018 alcanzará más de $ 330 mil millones para 2022.

En el corazón de este movimiento masivo está la transformación digital, a medida que las empresas y otras organizaciones actualizan sus operaciones para el siglo XXI.

Los mayores aceleradores de la transformación digital y en la nube – AWS de Amazon, Azure de Microsoft, Google Cloud de Alphabet, incluso proveedores de software como el peso pesado y el adoptador temprano de la nube salesforce.com – reciben la mayor atención en los mercados, quizás porque las estrategias de tecnología no logran ser develadas por los expertos financieros hasta que no están plasmadas en el mercado, es difícil entender sin conocer profundamente de tecnología.

A mi juicio personal, los escritorios de Wall Street no han mirado con el debido respeto a VMware (NYSE: VMW) una compañía de tecnología que es mucho más pequeña que sus pares más grandes y el crecimiento ha sido igual de firme, pero a diferencia de los gigantes se da el lujo de crecer bajo dígitos dobles.

Pasada la efervescencia del VMworld 2019 realizado en la ciudad de San Francisco, nos tomamos el trabajo de analizar las inversiones de la compañía y observamos que recientemente realizaron un par de adquisiciones estratégicas para ayudar a encender el fuego a medida que la industria de transformación impulsada por la nube aumenta su temperatura.

Sustentabilidad y protección: una estrategia para el siglo XXI

Al desarrollar una operación digital, las empresas enfrentan 2 tareas complejas: dar sustentabilidad a un entorno digital cada vez más dinámico y mantener la seguridad de los datos.

El talento tecnológico tiene una gran demanda, casi podemos decir que dicha demanda tiene comportamientos físicos similares a un agujero negro y encontrar y atraer a las personas idóneas para la cumplimentar normativas cada día más exigentes y cibercriminales con un grado de sofisticación excepcional, es una tarea titánica.

Wall Street aún no tiene claro que la seguridad de los datos es un tema de alto perfil.

Una brecha en la seguridad puede significar más que una pesadilla de relaciones públicas, como he escrito en el pasado, es quizás el mayor “killer” que precipita la vida útil de un CEO.

La pérdida de la confianza del cliente, la pérdida de información crítica y sensible y, en última instancia, la pérdida de ingresos y ganancias son posibilidades reales.

La ciberseguridad ha sido y es una industria en auge

Con la elegancia de quienes saben y tienen la capacidad de trazar una estrategia a largo plazo, VMware fue de compras para resolver ambas tareas simultáneamente.

VMware apuntó sus cañones de inversión a su socio y desarrollador de software Pivotal Software (NYSE: PVTL) y también apuntó su flujo de inversión al especialista de seguridad de punto final basado en la nube Carbon Black (NASDAQ: CBLK), con un precio de $ 2.7 mil millones y $ 2.1 mil millones, respectivamente.

Quizás para un analista de Wall Street pueda parecer un precio elevado, pero si nos elevamos a diez mil pies de altura, el mapa estratégico muestra un acierto fenomenal.

Eso representa aproximadamente medio año de ingresos y un poco más de un año de flujo de efectivo libre para VMware.

Pat Gelsinger juega estratégicamente en el mercado de computación en la nube
Pat Gelsinger juega estratégicamente en el mercado de computación en la nube

Patrick Gelsinger un piloto estratégico

Hablando de la razón para comprar Pivotal y Carbon Black, el CEO Patrick Gelsinger presentó su comentario del segundo trimestre con un lineamiento estratégico definido:

“A medida que la transformación digital se acelera en las empresas, vemos que 3 tendencias seculares se fortalecen.

Primero, la nube múltiple es el nuevo modelo para TI empresarial.

En segundo lugar, la transformación digital está impulsando el ritmo acelerado del desarrollo de aplicaciones nativas de la nube.

Por último, pero no menos importante, a medida que las empresas trasladan aplicaciones a la nube y acceden a ella a través de redes distribuidas desde una diversidad de puntos finales, la seguridad se ha convertido en un desafío y una prioridad importantes.”

En pocas palabras, Pivotal y Carbon Black le facilitarán a VMware la tarea de ayudar a las empresas a crear, probar y administrar nuevas aplicaciones, y luego proteger esas aplicaciones a medida que se utilizan en los cientos de millones de dispositivos conectados que funcionan en todo el mundo.

Quizás Patrick Gelsinger -esto es una presunción personal- aproveche su conocimiento adquirido en su paso con Intel para tomar una posición estratégica en el mundo OT.

La clave para el crecimiento continuo de VMware es facilitar a las empresas la transformación digital y mantenerse seguros mientras lo hacen.

La visión sobre nuestra región

Según Octavio Duré, Solution Engineering Director de VMware para South of Latin America, «Lo que VMware viene haciendo a través de las compras y alianzas realizadas en los últimos dos años consolida y materializa una visión que ya cumple cerca de diez años.

Así como fuimos agnósticos del hardware al crear y universalizar el uso del hipervisor para virtualizar el poder de cómputo, y extendimos el mismo concepto de virtualización a las redes y el almacenamiento creando el SDDC (Data Center Definido por Software).

Ahora pasamos a ser agnósticos de la nube en la que las cargas de trabajo se ejecutan; proveyendo una única infraestructura, con seguridad intrínseca, tanto para la nube privada en sitio como para cualquier nube pública. (AWS, Azure, IBM, Google y más de 4200 Service Providers en 120 países)”.

“Con la adquisición de Pivotal y los anuncios del VMworld integramos la gestión de los ambientes para desarrollo y ejecución de aplicaciones modernas a esa infraestructura consistente de nube híbrida y multi-cloud; y con Carbon Black extendemos la seguridad de la red virtualizada a los puntos de acceso.

Es suma: una visión de anticipación, una estrategia consistente, y una ejecución efectiva en beneficio de nuestros clientes”, concluyó Duré.

En cuanto a la ciberseguridad, VMware sigue el ejemplo de otros como Broadcom, que recientemente compró la división de seguridad empresarial de Symantec, y BlackBerry, que adquirió el equipo de seguridad de punto final Cylance (en el caso de Cylance, quizás fue una jugada más arriesgada, ya que confiar la seguridad a la IA, es algo inmaduro hoy en día, la cantidad de falsos positivos puede ser abrumadora).

Con Carbon Black ahora convirtiéndose en la subsidiaria de VMware, quedan pocos espacios en el mercado para ocupar estratégicamente.

Claramente, el espacio de seguridad en la nube ha recibido mucha atención.

VMware cobra un nuevo impulso en el ecosistema de Computación en la Nube

Si bien Pivotal y Carbon Black son sus compras más significativas, VMware ha conjugado varias veces el verbo “comprar” durante este año, recogiendo todo tipo de nuevas empresas basadas en la nube, desde inteligencia artificial hasta entrega de aplicaciones y monitoreo de redes.

VMware ha estado jugando en el campo definido de la nube durante bastante tiempo y necesita ayuda para mantenerse al día y adaptar a su motor de crecimiento, al cambio continuo.

Apenas Wall Street metabolice la jugada estratégica, ciertamente hay espacio para que esta acción se negocie mucho más alto.

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

Computación en la Nube

Computación en la Nube

 

A %d blogueros les gusta esto: