Redacción 22 agosto, 2019

Israel está adaptando las normas de exportación de armas cibernéticas ofensivas, enfrentando las acusaciones de grupos de derechos humanos que denuncian que algunos gobiernos utilizan sus tecnologías para espiar a enemigos políticos y vulnerar su privacidad.

Israel flexibiliza peligrosamente la venta de armas cibernéticas
Israel flexibiliza peligrosamente la venta de armas cibernéticas

Un cambio repentino en las reglas por parte del ministerio de defensa de Israel permite que las compañías ahora puedan obtener exenciones en la licencia de comercialización para la venta de algunos productos a países.

Si bien esto puede parecer inicialmente prometedor y seductor para muchos países de América Latina, el uso y entrenamiento en armas cibernéticas, puede conformar muy rápidamente una lista de naciones que están dispuestas a vulnerar los derechos humanos de sus ciudadanos.

Sin dudas, este cambio hace viable un proceso de vectores cibernéticos o spyware, que pueden ser usados para entrar en dispositivos electrónicos y vigilar legal o ilegalmente las comunicaciones en línea.

Según autoridades israelíes, sostienen que el cambio «se hizo para facilitar un servicio efectivo a las industrias israelíes mientras se mantienen y protegen los estándares internacionales de control y supervisión de exportaciones».

Surgen dudas cuando tanto el gobierno israelí y las compañías se negaron a divulgar qué estados vecinos se encuentran entre los clientes estas herramientas cibernéticas conformadas para espiar.

Tampoco queda claro, si la información obtenida por los clientes de las empresas israelíes es monitoreada de forma remota por autoridades del citado país.

«Esto es parte de una reforma que esencialmente está asignando más recursos al ministerio de economía para este importante tema», dijo una fuente del gobierno.

La sofisticación de algunas naciones en este campo ha creado mercado comercial robusto para estas herramientas y servicios de piratería bajo demanda, de parte de otros clientes, inclusive de países que pueden operar como terceras partes, para revender este conocimiento en el mercado negro.

Las compañías israelíes tales como NSO Group y Verint, y el contratista de defensa Elbit Systems, se encuentran entre los líderes mundiales en el creciente mercado mundial de armas cibernéticas.

 Las herramientas de software aprovechan las vulnerabilidades en los teléfonos celulares y otros productos tecnológicos para obtener acceso y monitorear de forma encubierta a los usuarios e inclusive a los gobiernos contratantes.

Varios grupos de privacidad y derechos humanos afirman que los controles de Israel sobre la venta de armas cibernéticas son impropios.

A principios de este año, Amnistía dijo que el gobierno debería adoptar una línea más dura contra la licencia de exportación que «ha resultado en abusos contra los derechos humanos».

El gobierno israelí se negó a comentar sobre las acusaciones de abusos contra los derechos.

El primer ministro Benjamin Netanyahu sostuvo en una conferencia cibernética en junio de este año que había demandas para regular más el sector a medida que crece. «Pero creo que tenemos que correr el riesgo, y es un riesgo considerable, de

Citizen Lab ha vinculado el software de piratería de teléfonos móviles NSO conocido como Pegasus con escándalos de espionaje en México, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. NSO dice que todas sus ventas son aprobadas por el gobierno de Israel.

Citizen Lab ha vinculado el software de Elbit a una campaña de espionaje apuntada a disidentes etíopes. Elbit se negó a realizar comentarios al respecto, que demuestren su rechazo a la vulneración de derechos humanos constituidos.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

A %d blogueros les gusta esto: