Redacción 2 julio, 2019
Jorge Julian - Perito Informático Forense y miembro de AGC

Cuando estamos a punto de alcanzar la segunda década del siglo XXI, los políticos deben entender que uno de los mayores obstáculos para el sueño de las «ciudades inteligentes» hiperconectadas no es la tecnología, son los humanos.

Para hacer que las ciudades sean más inteligentes es más un desafío para el modelo empresarial y la gobernanza que un desafío tecnológico.

La alineación de los intereses de todos los involucrados (gobierno, ciudadanos, empresas de telecomunicaciones, servicios públicos, desarrolladores de aplicaciones) suele ser un problema político.

Y las discusiones están teniendo lugar en el contexto de un mayor escepticismo sobre las grandes compañías de tecnología, muchas de las cuales están tratando de vender herramientas a las ciudades, en lugar de ofrecer herramientas con la capacidad de que los ciudadanos puedan evolucionar.

Un punto importante es quién controla los datos generados por millones de sensores y cámaras y fundamentalmente quien protege esa infraestructura de amenazas externas.

Nadie quiere sustentar un modelo de capitalismo de vigilancia, cuando las herramientas tecnológicas se enfocan en vigilar al ciudadano, la libertad sale por la puerta.

El aumento de los precios de la vivienda es otro obstáculo, el acceso a la vivienda digna es un derecho de todos.

Ciudades Inteligentes
Ciudades Inteligentes

Ciudades con foco en el ciudadano

Algunas de las áreas metropolitanas más grandes y caras, como Nueva York, París y Los Ángeles, se encuentran entre las discusiones más hospitalarias y de ciudades inteligentes.

Pero los estadounidenses están encontrando más difícil pagar estas áreas en primer lugar.

Las ciudades medianas, están aprovechando los proyectos de ciudades inteligentes para atraer trabajadores, empresas emergentes y grandes empresas que quieran contratarlos.

El movimiento de la ciudad inteligente es impulsado en parte por los millennials con conocimientos tecnológicos que tienen diferentes expectativas para sus comunidades.

La economía del planeta ya no es la misma, tenemos que extender un certificado de jubilación a la ventanilla única del estado, y colocar al ciudadano en el centro de la escena, brindándole todas las herramientas para proteger su privacidad y para potenciar su talento.

La tecnología actual, la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, la big data pueden ser utilizados para analizar que necesita el ciudadano y ofrecerle las mejores alternativas para crecer.

Es necesario crear un centro de anonimización de amenazas, para que todos los actores productivos, puedan recibir los indicadores de compromiso anonimizados, para proteger sus datos y contar con una fuente de información constante, acerca de lo que acontece en el campo criminal cibernético.

Miles de kilómetro de fibra oscura, no constituyen una oportunidad para el crecimiento, si conceptualmente no se comprende como desarrollar un modelo que sea funcional a la economía del conocimiento, sin perder identidad o el potencial regional de cada sector de la economía en general.

Pero para muchas ciudades, la gestión de la falta de vivienda, la contratación de profesionales funcionales al desarrollo económico local y no a ciertas empresas y la reparación de calles en ruinas tendrán que surgir antes de desarrollar al menos una aplicación de estacionamiento inteligente, como otras tantas analogías preexistentes.

Como sociedad con ansias de ser protagonistas del futuro, debemos optar por transformar estas propuestas corporativas en verdaderas oportunidades para alimentar el IQ de los ciudadanos, ya no es central el capital, lo verdaderamente importante es el conocimiento de las personas.

Una sociedad que no reconoce a sus trabajadores tecnológicos, está condenada al fracaso continuo.

En un contexto en el cual el total del conocimiento humano se duplica cada 30 días, creer que los empresarios son la herramienta que nos incluirá en el siglo XXI, es el mayor error político y social que podemos cometer contra los que continuarán la senda que abre nuestro camino

 

Por Jorge Julian – Perito Forense Digital y Analista de Seguridad

ciudades

ciudades, ciudades, ciudades, ciudades

Notas Relacionadas

Apagón Masivo, otro punto oscuro de 2019

Macri preanuncia otro gran error tecnológico para 2019, en un reportaje

Ciberseguridad de extremo a extremo en el sector salud

Ley de ciberseguridad: excusa gubernamental para censurar en 2019

A %d blogueros les gusta esto: