Redacción 25 junio, 2019
Capitalismo de Vigilancia

Dada la fragilidad del orden político y económico global, el capitalismo de vigilancia equivale a un «golpe de estado desde arriba», un asalto a la democracia al subvertir la idea misma de lo que significa ser un ciudadano.

Daniel Molina, analista internacional de desarrollo tecnológico opina sobre el Capitalismo de Vigilancia
Daniel Molina, analista internacional de desarrollo tecnológico opina sobre el Capitalismo de Vigilancia

Cuando me refiero al capitalismo de vigilancia, hago foco en las escasas oportunidades de resguardar la privacidad del individuo, la singularidad de los patrones de comportamiento de cada persona, están siendo cuestionados por los gigantes tecnológicos y por un desarrollo imprudente de millones de dispositivos IoT.
Esta explosión tecnológica alrededor del ser humano hoy no queda muy clara si es para arrimar el hombro o para analizar su comportamiento y anticipar sus conductas o influirlas de forma directa o indirecta.
El mundo financiero tuvo esta semana un impacto profundo con el anuncio de Libra, una nueva criptomoneda capaz de desequilibrar el sistema financiero mundial con un consorcio de jugadores sumamente poderoso y que representan más usuarios que casi cualquier país con autonomía e independencia.
No niego que suena prometedora la posibilidad de incluir a millones de ciudadanos alrededor del mundo en el mercado financiero, darle acceso al crédito y potenciar su talento.
Pero para que ello ocurra, es necesario anteponer educación y salud, activar talentos en las personas, equiparar sus asimetrías sociales y dar un tipo de sustentabilidad planificada para alcanzar un resultado alineado con las personas, y no con las corporaciones.
El crecimiento exponencial del mundo tecnológico pone a prueba la firmeza de la democracia, ya que son las corporaciones multi-nacionales las que presionan desde arriba y generan espacios de poder muy superiores a los delimitados por los gobiernos.
En paralelo, vemos como la ciberdelincuencia crece con recursos cada vez más sofisticados, dejando fuera de combate a la mayoría de las naciones del globo, y tomando como rivales a una pequeña elite que puede repeler sus acciones.
En medio de este escenario caótico, transcurre una guerra cibernética no declarada, posiblemente injusta y definitivamente real, con actores trabajando para afectar objetivos críticos de países enfrentados.
Ya no hablamos de inteligencia sofisticada, hablamos de naciones que tienen el control real de objetivos críticos de otras naciones, pudiendo operar para vulnerar sus bienes, sus economías y hasta sus armas.
Hemos sido descuidados por muchos años, la superficie de ataque a nuestra privacidad fue expuesta de forma imprudente, hoy comienza a asomar aquel viejo rumor de que existe un poder supranacional detrás del poder, y ciertamente es tecnológico.
El futuro de la democracia está en juego, cuando anunciamos con estupor la operación Stuxnet, muchos pensamos que era la cresta de la ola, ciertamente solo era un ensayo de nuestra realidad actual 10 años después.

 

 

 

 

 

Por Daniel Molina | Business Strategy | CyberSecurity | Risk | Virtual CISO | Speaker | Evangelist

Notas relacionadas

Ciberseguridad de extremo a extremo en el sector salud

Ley de ciberseguridad: excusa gubernamental para censurar en 2019

Macri preanuncia otro gran error tecnológico para 2019, en un reportaje

Inteligencia Artificial: IBM reconoce a 40 empresarias pioneras 

Apagón Masivo, otro punto oscuro de 2019

 

 

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

 

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

 

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

Capitalismo de Vigilancia

China ha tenido bastante éxito hasta ahora con su estrategia para la tecnología móvil 5G, lo cual constituye una amenaza para Estados Unidos

China -aun por encima de los Estados Unidos- se ha convertido rápidamente en un jugador importante en la tecnología 5G, pero aún depende de las importaciones de componentes de alta calidad, lo que expone al sector a amenazas proteccionistas.

Además, el uso de las redes 5G por parte de las empresas chinas se percibe como un riesgo de seguridad en muchos países receptores.

Después de ponerse al día en la era 3G y 4G, el gobierno chino prestó especial atención al desarrollo de la tecnología 5G desde el principio.

Un grupo de financiación que trabaja desde 2014 tiene como objetivo reunir a todos los actores de la industria, crear sinergias y mejorar la cooperación.

Capitalismo de Vigilancia

A %d blogueros les gusta esto: