Redacción 5 junio, 2019
Mgr. Ismael Antonio Delgado Huanca opina sobre ciberdefensa

La Ciberdefensa es reconocida por todo el mundo como el quinto dominio de la Seguridad Nacional en el que los Estados deberán tomar medidas concluyentes

Dichas medidas de ciberdefensa, se deben establecer en coordinación con el sector público y privado, deben ser así mismas compatibles con los derechos y libertades individuales de los ciudadanos y ser coordinadas con otras acciones tomadas para responder a otras modalidades de agresión, establecer sistemas de respuesta a los ciberataques y fomentar la cooperación internacional, como punto fundamental.

Esta visión estratégica de Seguridad y Defensa cibernética, a la que deben contribuir los diversos actores que se pueden ver afectados, es decir, las organizaciones públicas, las organizaciones privadas y los ciudadanos, se basa en un objetivo definido.

Algunas naciones de la Unión Europea han marcado el rumbo en la estrategia que se ha seguido en este campo.

Existen cinco funciones estratégicas, que deben dominarse y que son: la comprensión de la tecnología y la inteligencia preliminar de los actos delictivos, la prevención, el desaliento de estas actividades, la protección, y la respuesta.

En tres de ellas, parte de las acciones a llevar a cabo están relacionadas con la Ciberdefensa y son:

  • La comprensión y la inteligencia preventiva, capacidades y técnicas de las agencias de inteligencia, alineadas al desarrollo de las TIC.
  • La prevención, como capacidad de defensa informática proactiva, en profundidad, combinando la protección intrínseca de los sistemas, la vigilancia permanente de redes sensibles y la respuesta rápida en caso de ataque.
  • La respuesta, actividades propias de Ciberdefensa, denominado “Lucha Informática Ofensiva” (LÍO) y que parte del principio que para saber defenderse, es necesario también saber atacar (Pastor Acosta, Pérez Rodríguez, Arnáiz de la Torrez, & Taboso Ballesteros, 2009).

Del conjunto de estrategias, la “National Strategy to Secure Cyberspace” es la que directamente ha sido desarrollada en el ámbito de la Ciberdefensa, y fija cinco prioridades nacionales en esta materia (así como la forma de alcanzarlas):

  • Prioridad I: Sistema de Respuesta de la Seguridad del Ciberespacio Nacional;
  • Prioridad II: Programa de Reducción de las Amenazas y Vulnerabilidades para la Seguridad del Ciberespacio Nacional;
  • Prioridad III: Programa de Formación y Concienciación de la Seguridad del Ciberespacio Nacional;
  • Prioridad IV: Asegurar el Ciberespacio Gubernamental;
  • Prioridad V: Cooperación entre la Seguridad Nacional y la Seguridad del Ciberespacio Internacional (Pastor Acosta, Pérez Rodríguez, Arnáiz de la Torrez, & Taboso Ballesteros, 2009).

Así como estos ejemplos otros países alrededor del mundo continúan no escatimando esfuerzos para poder trabajar y garantizar políticas estratégicas en la temática de ciberseguridad.

Por Mgr. Ismael Antonio Delgado Huanca

A %d blogueros les gusta esto: