Redacción 20 mayo, 2019
La ley de la Economía del Desconocimiento obtuvo media sanción de los diputados

La Cámara Empresaria de Software y Servicios Informáticos conocida como CESSI impulsa la Ley de la Economía del Desconocimiento, ya obtuvo media sanción en diputados y presiona políticamente para obtener el voto del Senado Nacional.

A esta altura el lector debe creer que estoy cometiendo un error, ya que en el Senado se encuentra un proyecto de denominado de la “Economía del Conocimiento”.

No es un error, me refiero a ese proyecto, pero analizando su contenido, para ser honesto no puedo llamar “Conocimiento” al desconocimiento temerario.

Cuando uno habla de Economía del Conocimiento debe tomar como base la Economía real, para trazar una estrategia clara, decir “qué queremos obtener” y cuál es el plan para tener ese resultado.

Los Reyes Magos son los padres

No es cuestión de amar una lista de buenos deseos, plantean solo un objetivo de facturación y de empleabilidad sin dar claridad y precisiones de nada.

La innovación no es un tema de buenos deseos, solo le recuerdo al Señor presidente de la CESSI, la fallas en el software de los aviones Boeing 737 Max, algo mal hecho mata, por lo tanto, no toda innovación es buena.

Pensemos en la Ley, necesariamente debería abordar el asunto de desarrollo regional, como promueve el crecimiento armónico de las economías regionales para lograr que el conocimiento potencie a las otras ramas de la economía.

La CESSI no proyecta, nos eyecta de la nueva economía

La definición de estrategia nos indica “Serie de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado.”

¿Cuál es la estrategia definida para potenciar la industria energética nacional, al campo, a la industria metalmecánica, a la industria alimentaria, al sector retail y al sector financiero? (Solo por nombrar algunos verticales de la economía argentina.)

¿Cómo pensaron integrar la tecnología a los sectores productivos del país para obtener un crecimiento armónico del país?

¿Cuál será el impacto en la seguridad social de los trabajadores informáticos cuando estén en edad para acogerse a sus beneficios jubilatorios?

¿Cuál es el plan que tiene previsto la futura Ley para mejorar el índice de terminalidad de los alumnos de ingeniería de todo el país?

¿Cómo tiene previsto la Ley convertir a la información en conocimiento? De pronto quizás hablamos de un proyecto de Ley prebendario y no de una verdadera ley de la Economía del Conocimiento.

Pero en la lista de deseos del proyecto de Ley para beneficiar a algunas empresas, solo por existir, si se habla de exportar.

A mi juicio, tampoco tenemos una estrategia clara, cuando el mundo avanza de forma determinante a la robotización, hacia la automatización, reclama con desesperación recursos calificados ciberseguridad, cuando no hay científicos de datos, cuando es casi imposible contar con especialistas en big data, cuando el IoT es una oportunidad estratégica, tomamos otro camino.

A contramano del mundo

La cámara apuesta al comercio electrónico, a la nube, al ERP y fundamentalmente en el body rental, dejando el conocimiento en el exterior y no generando mayor valor que el importe que percibe el empresario, por asumir un riesgo laboral.

Sin dudas, este proyecto de Ley de la Economía del Desconocimiento impulsado por la CESSI, es una herramienta de inequidad que solo favorece a un grupete de empresarios lobistas, y excluye de manera cruel y deliberada al desarrollo nacional, pierde el tren de la innovación y sigue ignorando al trabajador como sujeto central de la nueva economía.

Se les pide un gran esfuerzo a las provincias, para favorecer la concentración de la industria que lejos de incluirlos en el tren del futuro los excluye.

Quizás sea muy purista de la equidad y la igualdad de oportunidades, pero debería considerarse delito de lesa humanidad, todo acto que conlleve a la exclusión de los trabajadores de nuestra nación.

Nadie merece estar fuera del mundo en el que vivimos y todos somos merecedores de una oportunidad en la Revolución Industrial 4.0.-

Un proyecto de Ley debe incluir a todas las provincias, debe ser la locomotora de la nueva economía y no debe crear asimetrías en un mercado en el cual, pequeñas empresas hacen esfuerzos tremendos para capacitar a un par de trabajadores y cuando llegan los grandes pulpos, los seducen rompiendo a la Pyme y bajando el salario del trabajador con la promesa de una mayor proyección, muchas veces mentirosa.

La descalificación personal como argumento

Algunos empresarios argentinos suelen decir de mi persona que “yo odio a la industria” como una expresión de descalificación a un individuo que ama a su patria por sobre todas las cosas, que odia a la corrupción y que no asume compromisos políticos con ningún ideal en particular.

Cada vez que defiendo a un trabajador o a un estudiante, profundizo mi compromiso con el futuro y le dejo un legado a mi hijo y a mi nieto, para que puedan vivir en un mejor país del que yo fui parte.

Necesitamos una Ley de la Economía del Conocimiento

En lo personal estoy convencido de la necesidad de un proyecto de Ley que se sustente en la capacidad de cada trabajador, que promueva el conocimiento continuo, que se puedan alinear los objetivos del campo tecnológico con el científico, que incluya a los ciudadanos de todo el país, y esté diagramada para potenciar el talento de la gente, y no los bolsillos empresarios.

No imagino a un solo Senador Nacional que como representantes de sus provincias y comunidades pueda votar una Ley que no se ocupa de su gente y solo le brinda espejitos de colores, para anunciar en la campaña.

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

A %d blogueros les gusta esto: