Redacción 5 mayo, 2019
Tandil empresarios informáticos, manchan una ciudad tecnológica e innovadora

Los empresarios informáticos son en su mayoría buena gente, creativa, innovadora y muy emprendedora, aunque algunos pocos opacan una industria irrelgular que no reconocer el talento de cada trabajador  y sus derechos como tal.

Siempre sostengo que algunos empresarios informáticos lograron lo imposible, que sus trabajadores tengan menos derechos que un basurero, sin desmerecer la tarea de estos trabajadores de limpieza.

En el día de ayer, recibimos en nuestra redacción, el presente comunicado de prensa, que denuncia a los empresarios informáticos exponiendo un problema gravísimo que podría constituir una malversación de fondos públicos, espero que el Estado intervenga y dé de baja todos los convenios de capacitación vigentes, ya que ninguno a mi juicio fue desarrollado de forma transparente.

Vamos al comunicado, y luego analizaremos el contenido:

El «Plan 111 Mil» fue un programa gubernamental de capacitación en el área de desarrollo de software, iniciado en el año 2017 en todo el país. En la ciudad de Tandil fue ejecutado por distintas instituciones; la principal impulsora, fue la Cámara de Empresas del Polo Informático Tandil (CEPIT), quien en su momento firmó un convenio millonario con el Ministerio de Trabajo para pagar a empleados de empresas de servicios informáticos que se desempeñaran como instructores, facilitadores de los contenidos de dicho plan.

Los últimos cursos del plan finalizaron el pasado mes de Marzo, sin embargo, la CEPIT adeuda pagos a los instructores, en algunos casos, desde hace más de 10 meses.

Se estima que la deuda asciende al millón de pesos

Como representantes de los Trabajadores Informáticos de Tandil, a cargo de la delegación local de la Asociación Gremial de Computación, nos hemos involucrado en el tema para buscarle una solución.

Nos comunicamos con el Ministerio de Producción y Trabajo, tanto a nivel local como nacional.

Supimos que existe un convenio por unos $ 5,1 millones de pesos entre el Ministerio y la CEPIT.

El primer pago ($2,8 millones) fue realizado, sin embargo existe un incumplimiento por parte de la Cámara, que no cargó los informes en tiempo y forma durante el desarrollo del curso, razón por la cual no se realizó el segundo desembolso de unos $ 2,3 millones estipulado en el convenio.

Ante esta situación se tramita una excepción en la Secretaría de Empleo de la Nación, para salvar esta irregularidad y cobrar el segundo pago.

Cepit NO Contesta

También nos hemos comunicado con la CEPIT, sin embargo, no hemos tenido una respuesta clara, ni voluntad de reunirse con nosotros para avanzar en una genuina solución al conflicto.

Nos llama poderosamente la atención que la Cámara no haya cumplido con las obligaciones del mencionado convenio.

También es llamativo el hecho de que si bien la Cámara cobró una suma considerable al iniciar los cursos -$2,8 millones-, a los instructores les hicieron facturar de manera mensual, sin embargo se les pagaba cada tres meses.

Ante esta delicada situación, aguardamos respuesta por parte de la Dirección de la Región Pampeana del Ministerio de Producción y Trabajo a la solicitud formal de una reunión entre todas las partes, con carácter de urgente para llegar a un acuerdo, presentada el pasado 26 de Abril.

Como trabajadores, reclamamos el pago inmediato de las deudas para con los instructores, ajustando dichos montos por inflación según INDEC y según corresponda en cada caso; ya que no podemos aceptar que los problemas administrativos repercutan en el poder adquisitivo y el bolsillo de quienes de buena fe brindaron su confianza y su trabajo para garantizar este Plan de capacitación tan publicitado y controvertido.

Solicitamos a su vez, un compromiso por escrito, ante Ministerio y escribano público que garantice su cumplimiento y brinde tranquilidad a los instructores.

No hablamos del Plan, Nación pagó a los empresarios informáticos

Más allá de las valoraciones que podamos tener sobre la implementación de este plan, como Asociación Gremial de Computación de Tandil, consideramos inadmisible la demora y la falta de pagos a los colegas informáticos que han desarrollado la tarea de instrucción de estos cursos. Estamos convencidos de que la mejor forma de avanzar es a través del diálogo entre todas las partes involucradas.

Nos ponemos a disposición para realizar cualquier acción a nuestro alcance para resolver este conflicto y seguir potenciando el desarrollo de la industria informática tanto a nivel local como nacional.

El comunicado está firmado por Manuel Alonso, Delegado de Tandil de la Asociación Gremial de Computación.

Analizar el contexto es mandatario

A diario los informativos nos indican el problema de las tasas de interés, si colocamos dos millones ochocientos mil a un interés del 70% anual, nos daría un redimiento cercano a los 170 mil pesos mensuales que se acrecienta si reinvertimos los intereses, si consideramos que los profesores no han cobrado por unos 10 meses, los responsables de estos dineros del Estado pudieron obtener una cifra superior al millón de pesos, pero si cambiaron cheques a Pymes locales, el número puede ser mucho más importante.

Es interesante considerar que el producto de el posible atesoramiento indebido e inmoral supuestamente realizado por la CEPIT  que congrega a empresarios informáticos, ya cubre el total de lo que se le adeuda a los trabajadores, con lo cual el negocio podría ser perfecto.

Los empresarios a la hora de negar a los gremios suelen sostener que es mejor que el trabajador hable con su contratante directamente, esta es una prueba fáctica de que la relación de fuerzas, solo beneficia al empresario, si hablan directo. Esto explica la resistencia desesperada a la organización gremial.

No piensan en la industria, solo piensan en su bolsillo

El tiempo, como analista tecnológico me ha dado la razón, un programa mal estructurado, sin estrategia, NO tiene otro destino que no sea el fracaso.

En los próximos días veremos acciones desesperadas en los medios por tapar este proceder vergonzante, pero la verdad ya ha quedado expuesta.

En una conversación con Manuel Alonso, el delegado denunciante, me expresó que ha corroborado los pagos realizados y las deudas efectivas, mi opinión personal adosada a este comunicado solo deja volar la imaginación y relata lo que soñé anoche como una realidad alternativa.

Es hora de los los empresarios sean serios, con este nivel, vamos a perder todas las oportunidades que el mundo nos da.

Desde esta redacción pedimos con humildad y firmeza a las autoridades gubernamentales que no liberen el segundo pago, hasta que los empresarios rindan hasta el último denario.

 

Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: