Redacción 1 marzo, 2019
Sostengo que la tecnología es una herramienta que puede ser el motor del futuro o la pala que nos entierre fuera de la economía del conocimiento.
Sostengo que la tecnología es una herramienta que puede ser el motor del futuro o la pala que nos entierre fuera de la economía del conocimiento.
Sostengo que la tecnología es una herramienta que puede ser el motor del futuro o la pala que nos entierre fuera de la industria 4.0

En India el Consejo de Ministros aprobó ayer una política nacional sobre productos de software (Industria 4.0) que apunta a posicionar a la India como un centro para el desarrollo de productos de software y la creación de 6.500.000 empleos para 2025.

Los ingresos de TI de la India son de u$s 168 mil millones, pero la mayoría son servicios.

El componente del producto de software es menor , es de solo  7,1 mil millones de dólares.

La aprobación de la política de productos de software se produce días después de que el Gabinete aprobó una nueva política nacional de electrónica.

Se destacan los intentos agresivos de la India para posicionarse como un jugador global en el dominio de la tecnología que se está preparando para la Inteligencia Artificial y el IoT.

«Se desarrollará un ecosistema basado en clústeres en el país, donde se desarrollarán los productos de software.

Para esto, se creará el Fondo de desarrollo de productos de software (SPDF) de 5.000 rupias. (aproximadamente unos 70 dólares americanos), para cada emprendedor.

La inversión en desarrollo de India

El gobierno de la India colocará 1.000 millones de rupias (unos 14 millones de dólares) y el dinero restante será puesto por la Industria.

Con este escaso presupuesto esperan formar 10 mil empresas de base tecnológica. ¿se comprende la diferencia?

¿Cuánto invirtió Argentina en CESSI para planes como Empleartec? ¿Se realizó alguna auditoría agnóstica? ¿se ejecutaron todos los presupuestos? ¿a dónde está esa información, de una industria que lleva como bandera la transparencia?

Esta legislación tiene un día de sancionada y tiene horizontes muy ambiciosos.

Mientras tanto en Argentina la voracidad empresaria despliega su poder de lobby para colmarse de beneficios con resultados magros si los comparamos con la efectividad de los Indios.

Argentina tiene un gran potencial para desarrollar la industria de software, la falta de visión empresaria y la inocente intención del Estado de invertir para el desarrollo, ha dejado todo el esfuerzo en el bolsillo empresario, el resultado de India es un claro ejemplo.

He conversado y debatido con muchos empresarios argentinos, que toman como ejemplo a India, y solo se enfocan en los salarios que se pagan en India, exigiendo airadamente que los trabajadores resignen sus derechos.

Así no se forma una industria, «es el conocimiento estúpidos» el motor de innovación que crea una industria, si me permiten parafrasear a Bill Clinton, un referente mundial de innovación y liderazgo.

Educar por competencias y de manera continua

Hace pocos días, leía en redes sociales, un comentario del Ingeniero Uriel Cukierman, Director en Centro de Investigación e Innovación Educativa (CIIE) que referenciaba la necesidad de tener un modelo de educación por competencias, para hacer frente al cambio continuo.

Es algo que vengo sosteniendo hace casi dos décadas, es la columna vertebral de un proceso de mejora continua en una industria que es radicalmente innovadora.

El Estado argentino fue timado por lobbystas voraces en el desarrollo de esta industria, la CESSI ha instrumentado planes que han fracasado de manera contundente y persistente.

Me consta el esfuerzo descomunal que hacen desde el campo académico para responder a las necesidades de la Economía del Conocimiento, pero con una industria que «administró» programas a su antojo, generó resultados que fueron supinos.

El diálogo y la integración para la inclusión es la única receta que macerada con mucho trabajo va a rendir los frutos, el verdadero y único valor de esta industria no son los empresarios, son los trabajadores que con su talento hacen grande a una Nación.

Los empresarios solo administran esos flujos de conocimiento, pero no pueden tomar decisiones poco equitativas sobre los que saben.

Además, en lugar de hacer foros sobre gobierno y transformación digital para seguir exprimiendo la teta del estado, deberían sentarse a dialogar y construir de forma sólida una industria, para hacer frente a competidores como India que están a un clic de distancia.

Ya no hay tiempo para chiquilinadas!

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT Connect Latam