Redacción 25 febrero, 2019
OTAN adivierte sobre el peligro de una ciberguerra
OTAN adivierte sobre el peligro de una ciberguerra
OTAN adivierte sobre el peligro de una ciberguerra

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, señaló el gran peligro de los ataques cibernéticos como parte de futuros conflictos militares. 

 

«Amenazadas, por ejemplo, son la infraestructura crítica, el suministro de energía, el sector financiero, los hospitales y las instituciones democráticas», dijo a la prensa recientemente el funcionario. 

«Ya hemos experimentado muchos ataques», agregó. 

La OTAN, por lo tanto, decidió que los ataques cibernéticos pueden desencadenar un caso que active la alianza. 

«Pueden hacer tanto daño y costar vidas como otros ataques». 

No habrá «conflicto concebible» sin dimensión cibernética en el futuro.

El caso de alianza puede ser llamado si uno o más de los 29 Estados Miembros de la OTAN son atacados por un oponente. 

Como resultado, entonces los otros Aliados tendrían que ayudar.

Alemania había anunciado hace poco más de una semana que proporcionaría a la OTAN capacidades de guerra cibernética. 

Los antecedentes de esto son los planes de la alianza para usar armas cibernéticas en las operaciones de la OTAN en el futuro. 

Para este propósito, las directrices para los ciberataques militares ya se acordaron en 2017. 

Con ataques cibernéticos dirigidos, por ejemplo, los sitios de propaganda del oponente en Internet se pueden paralizar. 

También sería posible apagar redes informáticas o móviles completas para interrumpir la comunicación o el suministro de energía de instalaciones militares o empresas.

Lucha Cibernética

Como ejemplo del uso exitoso de las armas cibernéticas, la OTAN llama a la lucha liderada por Estados Unidos contra la milicia terrorista del Estado Islámico (DAESH). 

En el pasado, los combatientes del SI apagaban regularmente las comunicaciones y las redes de computadoras. 

Por el momento, la OTAN no desarrolla sus propias capacidades para los ataques. 

Los recursos serán proporcionados voluntariamente por los Estados miembros.

Además de los Estados Unidos, hasta ahora Gran Bretaña, los Países Bajos, Estonia y Dinamarca lo están haciendo.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher de IT Connect Latam