Redacción 24 febrero, 2019
Felipe Lamus analiza el impacto de un reciente fallo judicial en Washington
Felipe Lamus analiza el impacto de un reciente fallo judicial en Washington
Felipe Lamus analiza el impacto de un reciente fallo judicial en Washington

Otro día, otro fallo judicial en Washington que cambia todo en esta ciber aldea, llamada por muchos Internet.

Washington fue uno de los primeros estados de la Unión en luchar a favor de la normalización través de la legislación, pero podría tener que reconsiderar su enfoque.

Un juez federal declarado inconstitucional una ley estatal de 2004 después de juzgar que una disposición clave violó las protecciones de la Primera Enmienda para la libertad de expresión debido al uso de términos poco específicos.

Según la ley, los ciudadanos tienen prohibido esgrimir un discurso en las redes destinados a «, intimidar, atormentar, acosar o avergonzar» no se definieron de manera contundente, según el juez, y penalizaron inadecuadamente una «gran variedad» de lenguaje protegido por la Constitución.

En la práctica, cualquier ciudadano de Washington puede ser procesado por criticar a una figura pública.

El fallo es producto del reclamo realizado por el comandante retirado de la Fuerza Aérea, Richard Rynearson III, quien demandó la inmediata anulación de la ley.

Richard Rynearson III argumentó que el condado de Kitsap amenazó con procesarlo bajo la ley de acoso cibernético por criticar a un activista involucrado con un memorial a las víctimas japonesas de los campos de internados estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque Rynearson usaría «lenguaje áspero, ridiculizante y duro», sostuvo el juez federal, que su lenguaje no era amenazador ni obsceno.

Los funcionarios argumentaron que la ley se mantuvo porque se dirigía a la conducta, no al discurso en sí.

También sostuvieron que Rynearson no había mostrado evidencia de una amenaza grave, solo que la oficina del fiscal vería cómo se comportaba Rynearson y tomar medidas si fuera necesario.

Una corte del condado ya había desestimado la orden de restricción del activista contra Rynearson por la libertad de expresión.

No está claro si el Estado de Washington apelará la decisión

Además, si el fallo se sostiene, podría obligar a los legisladores a reducir significativamente el alcance si quiere que se mantenga una ley de acoso cibernético.

Esto también podría sentar un precedente que podría afectar la legislación en otras partes de los Estados Unidos.

 

Por Felipe Lamus – Analista Internacional para IT Connect Latam