Redacción 14 enero, 2019
Martín Lebrero - VP Cinerseguridad para América Latina de Prosegur
Martín Lebrero - VP Cinerseguridad para América Latina de Prosegur
Martín Lebrero – VP Cinerseguridad para América Latina de Prosegur

La tecnología va mutando, el aumento del almacenamiento de datos en la nube o la «Internet de las cosas» (IoT) aumenta la superficie de ataque: Especialmente en el sector de la IoT, los dispositivos finales suelen estar mal protegidos y, por lo tanto, expuestos a ataques de hackers.

 

Múltiples estudios realizados en toda la geografía del planeta han demostrado que las empresas ahora perciben los ciberataques como el mayor riesgo.

Es necesario señalar que, si bien se pone mucho dinero en defensa contra tales ataques, la incertidumbre percibida subjetiva en muchas empresas está aumentando.

Chantaje y acoplamiento

Además de los tipos de ataques ya conocidos desde hace varios años, los intentos de extorsión por parte de los cibercriminales que utilizan el llamado «ransomware» han tenido en el último año, en particular, el aprovechamiento del poder informático entre las formas más populares de ataques cibernéticos.

Esto permite a los cibercriminales usar el poder de una computadora extranjera para «minar» criptomonedas como Bitcoin sin tener costos de energía.

El sector financiero se está volviendo cada vez más interconectado tecnológicamente y, por lo tanto, cada vez más vulnerable, ante cibercriminales cada vez mejor financiados y consecuentemente cada vez más sofisticados.

La demanda de centro de defensa tercerizado

Hasta ahora, ningún banco ha sido paralizado en su área de tecnología por un ataque de hackers o ha sufrido una pérdida masiva de datos.

No obstante, esto no debería hacer que se pueda gestar una falsa seguridad. Debemos tener en cuenta que, no solo las acciones cibercriminales están en primer plano, sino también los ataques de agencias gubernamentales o los ataques de terroristas.

En este escenario es imperativo con un centro defensa centralizado contra los ataques cibernéticos, con la capacidad de compartir información de inteligencia cibercriminal y anonimizar las vulnerabilidades que sufren las diferentes corporaciones.

 

 

Por Martín Lebrero – VP de Ciberseguridad Latam de Prosegur

A %d blogueros les gusta esto: