La Hora del Código 2018: niños programadores de Maracaibo

Con la participación de un grupo talentoso de niños amantes de la tecnología, Procodi en alianza con el Cevaz, llevó a cabo “La Hora del Código 2018” en las instalaciones del MakerSpace de la institución, en Maracaibo.

Con la participación de un grupo talentoso de niños amantes de la tecnología, Procodi en alianza con el Cevaz, llevó a cabo “La Hora del Código 2018” en las instalaciones del MakerSpace de la institución, en Maracaibo.

La Hora del Código es una iniciativa internacional, la cual originalmente inició por Code.org, organización patrocinada por las grandes corporaciones de tecnología que busca promover el interés por la programación en los niños.

De acuerdo con el director académico de Procodi, Julio Cubillan, saber programar es crear tecnología y al proveer a los niños con esta maravillosa herramienta no solo los estamos ayudando a aprender y desarrollar habilidades cognoscitivas sino otras competencias para los estudiantes del siglo XXI.

Este encuentro en particular, dio lugar en el MakerSpace del Cevaz, que según el Gerente de Inteligencia de Gestión de la institución, Mario Clemente, tiene como meta consolidarse como la casa de proyectos tecnológicos de diferentes tipos, además de realizar alianzas con creadores.

Cubillán, señaló que este encuentro también abrirá oportunidades para Procodi, puesto que les permitirá desarrollar no solo el área de programación sino el resto de sus áreas previstas en el programa educativo.

Durante “La Hora del Código” se incluyó un área donde los niños tuvieron oportunidad de explicar sus proyectos para computadora y celular con sus respectivas modalidades.

Igualmente, la robótica fue parte de esta edición con el proyecto de dos hermanos que construyeron un robot que tomaba una pelota y la llevaba a un lugar designado.

Para los niños, formar parte de Procodi representó nuevas oportunidades, puesto que consideran que la programación les aportará grandes conocimientos para la vida y más libertades para crear en lugar de limitarse a aquello que ya existe.

Representantes complacidos e inspirados con la iniciativa, aseguraron sentirse involucrados también dentro del maravilloso mundo de la programación e incluso algunos esperan que Procodi le abra las puertas a los adultos.

La hora del código nos demostró como la tecnología unida a la creatividad puede transformar a un país. A través de los ojos de estos niños hemos aprendido a pensar y a motivarnos para seguir creando.

 

Por Andrea Gonzalez de la Hormiga TV Venezuela