Sophos lleva la tecnología anti-exploit y la IA al campo de batalla digital

Sophos lanza la nueva tecnología anti-exploit para servidores

Sophos lanza la nueva tecnología anti-exploit para servidores

Empresas podrán bloquear ataques a servidores con inteligencia artificial y tecnología anti-exploit de Sophos

  • La tecnología deep learning busca atributos sospechosos de código malicioso y aprende a medida que proporciona una protección en constante evolución para los servidores.
  • La protección avanzada de exploits bloquea los ataques de servidores, incluso si los parches no están actualizados.
  • La seguridad específica del servidor descubre y protege cargas de trabajo en la nube, incluidos Microsoft Azure y Amazon Web Services.

Sophos, firma especializada en seguridad de redes y endpoints, presentó Sophos Intercept X for Server, una solución de protección de servidores de última generación con tecnología predictiva basada en deep learning que ofrece seguridad en evolución constante contra ciberataques.

Las redes neuronales de deep learning de Sophos están entrenadas con cientos de millones de muestras para buscar indicios de código malicioso y prevenir ataques de malware desconocido.

Los ataques que llegan a los servidores pueden ser fatales para una empresa, incluso son más críticos que aquellos que afectan a los puntos finales, debido a la sensibilidad de la información que guardan.

Los ciberdelincuentes pueden tomar el control de servidores y acceder a datos críticos: información de identificación personal (PII), banca, impuestos, nómina y otros registros financieros, propiedad intelectual y aplicaciones compartidas.

La información robada sirve para ejecutar campañas de suplantación de identidad (phishing) y pueden revenderla en la dark web o en una red privada e ilegal.

Los servidores también pueden sufrir daños colaterales por el ransomware y otros ciberataques.

Por ejemplo, los delincuentes usan los servidores vulnerados como servidores proxy para redireccionar el tráfico a sitios web maliciosos y ahora también aprovechan para instalar cryptominers en fuentes de servidores y cuentas en la nube, para generar cripto-monedas, explotando la unidad central de procesamiento (CPU), memoria de acceso aleatorio (RAM), electricidad y otros recursos de una compañía.

Las múltiples ventajas que encuentran los ciberdelincuentes al atacar los servidores, subrayan la necesidad en las empresas de adoptar soluciones con deep learning y tecnología avanzada anti-exploit que protejan incluso a los sistemas que no han actualizado los parches de seguridad.