Redacción 18 febrero, 2018
Siemens se suma a la lucha cibercriminal

Siemens ha firmado el primer protocolo conjunto para definir una mejor estrategia en materia de ciberseguridad durante la Conferencia de Seguridad celebrada hoy en Munich, Alemania.

Impulsada por Siemens, la Carta de Fideicomiso, como se denomina el protocolo, exige normas y estándares vinculantes para generar confianza en el ámbito de la ciberseguridad y avanzar en la digitalización.

Los firmantes

Además de Siemens, el protocolo ha sido firmado por la Conferencia de Seguridad de Munich (MSC),  y las compañías Airbus, Allianz, Daimler Group, IBM, NXP, SGS y Deutsche Telekom.

Esta iniciativa ha sido bien recibida por diversos países, la representante del G7 y Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y por representantes ejecutivos y gubernamentales como Elżbieta Bieńkowska, Comisaria de la UE de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES).

«La confianza en que la seguridad de la información y de los sistemas en red esté garantizada es un elemento clave de para la transformación digital», afirmó el Presidente y CEO de Siemens, Joe Kaeser.

«Es por esto que debemos hacer que el mundo digital sea más seguro y más confiable. Ya es hora de que actuemos, no solo de forma individual sino de manera conjunta con socios fuertes que sean líderes en sus mercados. Esperamos que, poco a poco, más socios se unan a nosotros para fortalecer aún más nuestra iniciativa».

Áreas de Acción

Este protocolo establece 10 áreas de acción en ciberseguridad en las que los gobiernos y las empresas deben ser activos.

Para ello, se requiere que la responsabilidad en ciberseguridad sea asumida a los más altos niveles tanto de los gobiernos como de las empresas, con la introducción, además,  de un Ministerio dedicado a ello -en los gobiernos- y un director de seguridad informática en las empresas.

Certificaciones

También se exige que las empresas establezcan una certificación externa e independiente, obligatoria para infraestructuras críticas, sobre todo, donde se puedan dar situaciones peligrosas, como los vehículos autónomos o los robots del mañana que interactúen directamente con los humanos durante los procesos de producción.

En el futuro, las funciones de seguridad y protección de datos se pre-configurarán como parte de las tecnologías, y los reglamentos de ciberseguridad se incorporarán a los acuerdos de libre comercio.

Los firmantes del protocolo también piden mayores esfuerzos para fomentar la comprensión de la ciberseguridad a través de la formación y la educación continua, así como iniciativas internacionales.

La Ciberseguridad será uno de los focos principales del año de la presidencia canadiense del G7.

El asunto también es una prioridad para la Conferencia de Seguridad de Munich. «Los gobiernos deben asumir un papel de liderazgo en lo que respecta a las reglas de transacción en el ciberespacio», dijo Wolfgang Ischinger, Presidente de la Conferencia de Seguridad.

«Pero las compañías que están a la vanguardia de la visión y el diseño del futuro del ciberespacio deberán desarrollar e implementar los estándares. Es por eso que el protocolo firmado hoy es tan importante’, agregó.

De acuerdo con el informe ENISA Threat Landscape Report, los ataques de ciberseguridad causaron daños por un total de más de € 560.000 millones en todo el mundo solo durante 2016.

Para algunos países europeos, el daño fue equivalente al 1,6% del producto interno bruto (PIB).

Y en el mundo digitalizado en el que vivimos actualmente, las amenazas a la ciberseguridad crecen de manera constante: según Gartner, 8.400 millones de dispositivos en red estaban en funcionamiento en 2017, un 31% más que en 2016. Para 2020, se espera que la cifra alcance los 20.400 millones.