Redacción 27 noviembre, 2017
Carlos Pallotti cierra un año fantástico, pero con asignaturas pendientes en el plan 111 Mil

El plan 111 mil cierra un año importante en el campo de la capacitación profesional, he apoyado todo el año este plan y sinceramente celebro el éxito de Carlos Pallotti en este campo.

Ahora bien, creo que es momento de analizar los resultados del Plan 111 mil, con los datos duros sobre la mesa, y establecer nuevas estrategias que permitan incluir cada vez a más argentinos.

En el día de la fecha el funcionario reconoce que el Plan ha tenido un 50% de deserción, lo cual es bueno y es malo a la vez.

Desde el punto de vista académico, si consideramos que la Universidad expulsa del sistema al 95% de los inscriptos en la carrera de Sistemas, creo que Carlos Pallotti ha tenido un éxito rotundo.

Ahora bien, si pensamos que estamos desperdiciando el 50% del capital intelectual que convocamos, evidentemente no hay nada para festejar.

Es la Economía…..

Vivimos en la Economía del Conocimiento, resignar el 50% del mayor capital de la Nación, es sin duda un lujo que Argentina, no puede darse.

A mi juicio, creo que la respuesta al 50% que desertó del Plan 111 mil está en entender el contexto para mejorar los resultados, e integrar al mundo del trabajo como ámbito inclusivo de contención.

Desde lo estratégico debemos analizar otros temas y seguramente la interacción con el mundo del trabajo, puede aportar mucho valor. El mundo está matando a Java, desde la seguridad es cada día más vulnerable.

Cuando hablo sobre el mundo del trabajo, me refiero a los que tienen experiencia en el día a día, a los trabajadores, no a los que trafican con el conocimiento de terceros y generan negocios.

Con la apertura el mundo del open Source que, ha efectuado Microsoft, es sin duda mucho más interesante generar recursos en Punto Net, que en Java.

Si analizamos la demanda de un mercado como Estados Unidos, vemos un delta importante en recursos tecnológicos.

Daría la impresión de que la demanda de recursos Java, atiende más al mercado local que necesita amortizar más sus viejos desarrollos, que a lo que el mundo va a “comprar” en 2018.

Tampoco podemos olvidar que en un planeta que vive en una ciberguerra, no podemos darnos el lujo de perder más tiempo sin formar recursos en seguridad.

Quizás recién ahí comencemos a entender el contexto global

Recientemente en una capacitación que concurrí en Moscú, hablaban de que el sistema financiero tiene los días contados si no da un salto cualitativo al mundo criptoconcurrente.

Los planes educativos necesitan una revisión y ajuste, contemplando al contexto con una visión global y no con el ruido que ejercen algunos sectores hegemónicos del mundillo tecnológico.

Con Java no vamos a generar ningún nuevo unicornio, ni emprendedor que exporte, NO estamos escuchando los sonidos que nos trae el viento.

Si hasta aquí, el lector percibe algún tono de crítica, nada sería más errado, solo pretendo generar precedentes para que la voz de los que no tienen voz se escuche.

Tenemos que elevar la mirada del Plan 111 mil, con un horizonte no menos a 5 años, y lo que veremos precisamente conteste claramente los motivos por los cuales, desperdiciamos el 50% de los recursos.

 

Marcelo Lozano – General Publisher IT CONNECT Latam

A %d blogueros les gusta esto: