Ezequiel Tosco de AGC participó de la reunión con Horacio Rodriguez Larreta

En la reunión en la que llegaron rápidamente a un entendimiento, el Secretario General Adjunto de la Asociación Gremial de Computación Ezequiel Tosco, fijo agenda de trabajo con el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodriguez Larreta.

En dicha reunión abordaron temas relacionados a los derechos de los trabajadores informáticos, su representatividad y la herramientas de abordaje ante las dificultades que se puedan presentar en el marco gremial, a su vez se definió elaborar una agenda de trabajo sobre temas de formación y capacitación como así también la participación del Gobierno Porteño en las acciones de promoción de la industria tecnológica que el gremio viene organizando.

La reunión convocada por José Ibarra, Secretario Adjunto de las 62 Organizaciones y Secretario General de la Federación Nacional de Conductores de Taxis participaron los compañeros Juan Miguel “Cacho” Garcia de FITESGRA, Ruben Grimaldi UTERA Trabajadores de PAMI, Juan Carlos Murgo de SECA (Caucho) y Alejandro Poli de SURyA.

También estuvo presente el Senador Provincial en Mendoza Jose Escoda de FITESGRA

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie e interior

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie e interior

 

La imagen puede contener: 18 personas, personas sonriendo, interior

La imagen puede contener: 9 personas

Ezequiel Tosco de la Asociación Gremial de Computación, sostiene que la organización de Estados Iberoamericanos indica que;

En un futuro que cada vez parece más robotizado y automatizado, es necesario preguntarse si serán sostenibles los costos de materiales y energía.

La educación tiene un papel principal, no tal vez como responsable de todos los cambios y mejoras, pero sí como transmisora de los valores que la sociedad quiere transmitir.

También vive un momento de encrucijada que la obliga a grandes transformaciones.

Debe haber una mayor implicación e interconexión entre la enseñanza de las humanidades y de las ciencias, un mayor peso en la investigación neurocientífica relacionada la importancia de las emociones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Todo esto con un currículo extenso, que debe repensarse de otra manera, para generar aprendizajes profundos y que permitan incluir a más ciudadanos a la economía del conocimiento, minimizando el impacto de la innovación en el tejido social.