Ministra Patricia Bullrich: realizó una denuncia infantil de hacking

La Ministra Patricia Bullrich realizó una denuncia por “violación de correspondencia de medios electrónicos” ante en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 2, a cargo del juez Sebastián Ramos, con intervención de la Fiscalía Nº 10 en lo Criminal y Correccional Federal, a cargo de la fiscal María Paloma Ochoa, según trascendidos de fuentes judiciales.

La denuncia en sí misma demuestra que la Ministra no cuenta con un comité de crisis cibernéticas

Es indudable que la Ministra Patricia Bulrrich no sabe cómo manejar violaciones de seguridad, y resulta más grave aún que no anunciara de forma pública que se procedió a realizar una auditoría de seguridad profunda, para evaluar los alcances del ataque que ella misma sufrió.

Hoy en día, los ciudadanos argentinos no tenemos garantías que los cibercriminales, no alcanzaran información sensible del Ministerio de Seguridad, que afecte a la seguridad pública.

La Ministra Patricia Bullrich sostuvo, “Pueden hackearme la cuenta, pueden hacer lo que quieran, que vamos a seguir adelante con las cosas que estamos haciendo. Pusieron mi teléfono y ya recibí muchísimos mensajes de aliento, así que le abrieron un canal de comunicación a la gente“.

Analizando las palabras de la Señora Ministra Patricia Bullrich, queda claro que no comprende los alcances que puede tener un ataque de esta magnitud, y relativiza el hecho de forma imprudente.

El gobierno argentino subestima el problema de la seguridad cibernética, y por las declaraciones de la titular de la cartera que debe velar por este tema, queda claro que adolece del conocimiento y de un equipo técnico que la asesore para no cometer estos errores infantiles.

Mientras el mundo se desangra en una guerra cibernética global, las autoridades nacionales, creen con inocencia supina que el problema es solo el ataque a una cuenta de Twitter.

Mi enojo no es con la real ignorancia de la Señora Ministra, es por la falta de respeto a cientos de profesionales con gran experiencia, cuyo talento es desechado para beneficiar a algún militante o familiar.

En un mundo, en donde el conocimiento global crece a una tasa del 100% mensual, la ignorancia debería considerarse delito.

 

Marcelo Lozano – General Publisher IT CONNECT

Deja un comentario