Tandil una nueva forma de entender la innovación

Asociación Gremial de Computación puso en funcionamiento la sede Tandil

Asociación Gremial de Computación puso en funcionamiento la sede Tandil

El pasado viernes estuve en la ciudad de Tandil en la provincia del Buenos Aires, cuna de la afamada Universidad del Centro lugar de formación académica de muchos de los mejores ingenieros informáticos de América Latina.

En esta oportunidad pude viajar para ver con mis ojos la oficialización de la puesta en funciones del Delegado Regional, Manuel Alonso, de los trabajadores informáticos agrupados en la Asociación Gremial de Computación  reunidos en Tandil junto a los referentes de AGC, La Matanza y toda zona oeste del cono urbano bonaerense, Santa Fe, Entre Ríos, La Plata, CABA y Chaco.

Esta industria tecnológica argentina con larga trayectoria supina, en lo referido a la real valorización del talento humano en el contexto de la economía del conocimiento, comienza a ver con esperanza la organización institucional que lejos de presentarse como un escollo, propone ideas nuevas para mejorar y crear un ecosistema equitativo tanto para las compañías como para los que detentan la materia prima de la nueva economía, los trabajadores.

En un ámbito ferviente, en dónde las formalidades se cumplieron a rajatabla, tal como lo exige el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, luego de la lectura de las actas protocolares, tuve la oportunidad de discutir nuevos modelos de empleo, modelos de capacitación continua, articulación universitaria para crear ecosistemas productivos de tecnologías de última generación.

Pude debatir con el Presidente de la FUBA, Francisco Strambini sobre su visión de los motores de innovación que se generan al integrar al mundo académico la colaboración sinérgica con los sectores del trabajo.

Quedé impactado con el relato del Secretario General Adjunto Ezequiel Tosco, quien me comentó los avances que la organización está logrando en el ámbito internacional para la definición del trabajo del futuro, en un contexto tan particular como el de la automatización y la inteligencia artificial.

Pude ver por primera vez en mucho tiempo el músculo de esta industria, la cual me tenía agotado en el aspecto formativo, por una larga cadena de errores brutales cometidos por el sector empresario. (no deseo manchar esta nota con recuerdos nefastos).

Comprendí que vamos a repensar la industria tecnológica con un modelo de valor agregado, en dónde el talento sea el centro, como lo hizo Irlanda y vamos a olvidarnos de la estúpida idea de competir con India en precios cuando sabemos que para “picar” código hoy todo está automatizado y en algunos casos, no se necesita un “codeador”.

La imagen de sindicalista que me traje, fue la de Manuel Alonso, con su bebé en brazos, pensando en el futuro y no en los piquetes sin sentido.

 

 

 

 

Marcelo Lozano – General Publisher IT CONNECT