Reforma Laboral Argentina: el futuro del trabajo

La reforma laboral argentina, una apuesta seria hacia el futuro
La reforma laboral argentina, una apuesta seria hacia el futuro

Para comprender la reforma laboral es importante entender el contexto de la economía del conocimiento.

Somos los profesionales que vamos a transitar el puente que significa la reforma laboral que va de la 3era a la 4ta Revolución industrial.

La pelea no es por no evolucionar para producir más, es por evolucionar sin resignar derechos.

El cambio es un componente fundamental de la nueva economía, y lo peor que podemos hacer como profesionales es no adaptarnos.

Comparto los aspectos positivos de la reforma que marcan algunos gremios de trabajadores que comprenden la realidad del siglo XXI.

Leyendo las noticias matinales, veo que la mesa chica de la discusión de la reforma laboral, se está dando entre el gobierno y los sindicatos, como representantes del talento.

El talento en la actualidad es el nuevo patrón oro de la economía moderna, hoy el trabajador es el actor central de la economía.

En este sentido es claro el posicionamiento de cada uno de los actores en este nuevo proceso.

Un sistema equitativo y justo no es lesivo para el trabajador, ni tampoco para el sector empresario.

Si somos capaces de alcanzar el equilibrio podemos crear un ámbito de inclusión de más trabajadores y como ecosistema es bueno para la actividad.

La transformación tiene componente educativo, que relaciona a la empresa, al trabajador y a su entorno en un marco evolutivo que requiere un grado de continuidad persistente.

La nueva dinámica económica conforma potentes motores de innovación que transforman a la sociedad de manera transversal.

La potencia de estos motores es proporcional a la capacidad incuestionable que brinda el trabajador como eje fundamental de la productividad.

El desafío empresario

El gran desafío es crear un entorno empresario capaz de comprender estos nuevos paradigmas.

Los empresarios debemos participar sumando la capacidad que el management y el capital tienen para promoverlos.

Un buen líder no es quien habla más fuerte, es quien se rodea de mejores talentos para cumplir una tarea.

Han pasado 17 años del siglo XXI, ya va siendo hora de trazar una línea con el pasado y redefinir mediante el diálogo el futuro.

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT CONNECT

Sígueme en Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion