Privacidad en Línea: equivale a negar la existencia de Dios

El mundo de la seguridad cibernética debate día a día sobre el impacto de Internet en la privacidad de las personas.

Si miramos la historia de la evolución del hombre desde el punto de vista de la privacidad, como una semirrecta que se construye día a día, podemos ver que, desde los inicios de los tiempos, el conocimiento fue el factor de cambio y evolución, que por muchos siglos estuvo en manos de una selecta casta que se atribuía la representación de cada Dios, dependiendo de la época en la que nos ubiquemos.

Por miles de años, hasta alcanzar el galardón evolutivo de “homo sapiens” como especie, la luz fue la representación gráfica de la presencia de la divinidad que todo lo sabe y todo lo ve.

En los últimos 30 años, tal vez 40, tal vez 20 la humanidad inició un nuevo proceso evolutivo hacia una nueva raza de humanos conocida como “homo sapiens sapiens”, tal como lo indican los principales antropólogos del planeta, esta nueva especie ha establecido un sistema de creencias que convive con las grandes religiones monoteístas que dominan el planeta.

Para este nuevo individuo, la imagen de Dios se metaboliza con la conectividad, la Nube es la nueva deidad femenina, igual que Isis la diosa egipcia o la Virgen María.

Mientras que las corporaciones se han transformado en los Dioses menores, que se comunican directamente con Dios.

La Luz y la Palabra

Tal como vemos en Salmos 119:105 “Tu palabra es una lámpara a mis pies;
es una luz en mi sendero”. Hoy Google ha ocupado ese rol para el Homo Sapiens Sapiens, la palabra se convirtió en luz San Juan 1:1 y la luz en dato.
Ahora bien, la privacidad tal como se la intenta definir hoy, es una versión sacrílega de cualquier religión monoteísta, Dios, sus ángeles y todos los demonios, durante toda la historia hicieron de la privacidad una felonía.
Como entidades superiores, siempre estuvieron omnipresentes, siempre estuvieron observando cada acto de cada ser humano.
Nada ha cambiado en este nuevo contexto digital, la débil intención del mundo legal de establecer la privacidad como un derecho, va contra la naturaleza humana.

Agnosticismo Digital y Privacidad

El agnosticismo digital es una construcción que debe ganarse y sustentarse día a día, partimos de la base de un estado de no privacidad filosófica, la capacidad de aislarse y guardar la privacidad es una entelequia, si el usuario no genera un estado de consciencia siempre será vulnerado.

Quizás las empresas de antivirus fueron los principales promotores de una cultura equivocada, en lugar de promover acciones proactivas de seguridad, promovieron una cultura reactiva, inclusive dieron un falso mensaje de gratuidad para obtener seguridad en un mundo que nada es gratis.

Los principales antropólogos del planeta dudosamente darían aval a estas construcciones, así no funciona el ecosistema.

La actitud proactiva en el campo de la seguridad debe bajar de las empresas (los nuevos ángeles) para evitar que los demonios modernos (cibercriminales) vulneren y exploten la información crítica de las personas (privacidad).

Hablar de privacidad en el mundo actual, hiperconectado es una utopía que no logra sostenerse, es necesario que los países legislen bajo un nuevo contexto para dar respuesta al futuro de las personas.

 

 

Por Marcelo Lozano – General Publisher IT CONNECT Latam

Deja un comentario