¿La automatización está destinada a condenar nuestro futuro laboral?

¿Cualquiera de los trabajos que existen hoy en día, con la automatización todavía estará presente en 20 años?

No esperemos 2 décadas para revelar la verdad de la automatización.

La tecnología está produciendo cambios fundamentales en la forma en que las organizaciones desarrollan sus operaciones.

Muchos se están emprendiendo revisiones digitales radicales para permitir nuevas ofertas, mejorar el servicio, mejorar la eficiencia y aumentar la competitividad de los costos.

La realidad es que la automatización a gran escala conducirá inevitablemente a reducciones de empleos en todo, desde la minería y las industrias manufactureras hasta el transporte y el sector legal.

Obviamente nuevos sectores están surgiendo y creando oportunidades, pero aún nadie sabe si generarán suficientes empleos para reemplazar a los desplazados por la tecnología.

Los nuevos sectores industriales, como la carne cultivada en laboratorio, la agricultura vertical, los vehículos autónomos y los materiales sintéticos estarán altamente automatizados desde el principio, requieren capacidades muy diferentes y una fuerza de trabajo altamente calificada.

Es justo reconocer que la automatización total tampoco es la panacea de la productividad, Tesla ha automatizado tanto sus plantas, que no encuentra forma de aumentar su productividad, y eso afecta el valor de sus acciones, algunos procesos están volviendo a manos humanas.

La transición a estos nuevos roles no será fácil para el trabajador de producción, gerente de operaciones, asistente logístico, vendedor, conductor de camión o incluso abogado cuyos trabajos están en riesgo.

Si bien podemos adoptar una conducta pasiva de “esperar y ver“, considero que es mucho mejor anticipar el impacto y riesgos inminentes y actuar ahora para comenzar a poner a la sociedad en una base más sostenible.

Cuando me refiero a sostenible, me refiero a personas no a fríos números económicos, tenemos que trabajar y planificar para asegurar que el futuro sea lo suficientemente resistente como para hacer frente al desempleo tecnológico a gran escala.

Creo que hay cinco ejes esenciales que debemos abordar desde hoy para garantizar la sustentabilidad del futuro.

  1. Afianzar los ingresos y servicios básicos garantizados.
  2. Expandir de forma masiva el soporte para la creación de nuevas Start-up inclusivas.
  3. Investigación y desarrollo en sectores clave del conocimiento.
  4. Repensar la educación en todos los niveles como inversión y no como gasto.
  5. Abordar el desafío de salud mental desde una óptica social.

Es indiscutible que hay un costo asociado con facultar todas estas acciones, pero convengamos que resulta necesario cuestionarnos cuáles podrían ser los riesgos y los posibles costos de la pasividad.

Un ahorro a corto plazo en los costos podría conducir a un aumento a muy largo plazo en el costo de la financiación de beneficios de desempleo y el cuidado de una sociedad que se profesa desencantada.

 

 

Por Ezequiel Tosco – Secretario General Adjunto de la Asociación Gremial de Computación