Es el conocimiento continuo, estúpido…

El presidente Clinton siempre es una buena fuente de inspiración, más aún cuando se habla de conocimiento continuo en el mercado tecnológico.

La aceleración del cambio tecnológico, sumado a las altas tasas de adopción sobre las nuevas tendencias, es necesario promover una agenda de desarrollo industrial ante la falta de ideas que presentan aquellos empresarios locales que se arrogan la representación de la industria.

Como trabajadores informáticos comprometidos con el desarrollo nacional, la equidad social y la inclusión de todos los ciudadanos en la economía del conocimiento, entendemos que existen tendencias que están alterando el panorama empresarial.

Economía del Conocimiento

La velocidad que imprime el cambio en la Economía del Conocimiento, no nos permite esperar que algunos actores dejen su ego de lado para discutir de igual a igual con argentinos y por el país.

Nos preceden 20 años de fracasos continuos presentadas por el sector empresario como promesa de una cambio que nos convierta en un faro en los competitivos mares tecnológicos de la economía global.

Alcanzamos apenas, la categoría de fogata con hojas húmedas, mucho humo y resultados producidos por la inercia de la industria global, y no por la mente iluminada de algún actor que se nos escape de la memoria.

El cambio como constante

El contexto tecnológico es vibrante, la innovación y la adopción de negocios en los últimos cinco años es asombrosa. El volumen del conocimiento humano se duplica cada mes, y las luminarias empresarias siguen apostando a formar talento en Java, cuando no tenemos base matemática para manejar estadística y exprimir a todo dato para ganar ventajas competitivas frente a la competencia.

Quizás la estrategia montada por la dirigencia empresaria del software puede a esta altura parecerle estúpida, no se sienta mal por pensarlo, a mi juicio lo es, y demuestra un alto nivel de ignorancia supina, no solo a nivel estratégico, también a nivel de operaciones.

Entender el contexto es tener un diagnóstico certero en cada ciudad, es entender el desarrollo y darse cuenta que el capital ya no es la base del conocimiento, es el talento humano y el conocimiento de cada trabajador el que genera riqueza, sin importar en la rama laboral en la que se desarrolle.

Dominamos las tendencias que han crecido en importancia, hacemos foco en las que están cobrando impulso rápidamente, mientras eliminamos aquellas que han entrado en la corriente principal y se convierten en commodities.

Cuando el éxito pasajero se transforma en invidencia

Solamente un empresario encerrado en un sachet de leche puede pensar que producir un alto número de programadores baratos, es un buen negocio, cuando el mundo esta abarrotado de frameworks de desarrollo que con solo modelar codean sin errores.

Pero ese empresario, empachado de leche con grasa que tapa sus arterias, no se da cuenta que naciones como Estados Unidos, tiene un déficit profesional de millones de trabajadores en ámbitos como la seguridad, la inteligencia artificial o el manejo de grandes datos distribuidos.

Eso, y solo eso es progreso real, es generación genuina de divisas y es un proceso de reskilling que permitirá reducir el impacto de la evolución tecnológica en ramas del trabajo que será profundamente impactadas, como lo es el caso del sector logístico que entre otros será muy afectado por la automatización.

Cambio de siglo, cambio total

El ritmo fatal en que dos tendencias han estado avanzando los está transformando en “antes” de negocios del siglo XXI: necesidades competitivas para la mayoría si no para todas las empresas, afectado de forma determinante los sistemas de seguridad social, convirtiendo a los ancianos en una carga que desequilibra la economía en lugar de fortalecerla, con su experiencia y su capacidad de consumo.

La administración de los grandes datos y el análisis avanzados se han trasladado rápidamente de la frontera de nuestras visión del futuro a un conjunto de capacidades que deben integrarse profundamente en todas las funciones y operaciones, lo que permite a quienes tiene que tomar decisiones importantes en la sociedad, para que tengan una mejor base para entender a la sociedad y sus patrones de comportamiento y tomar decisiones tiempo real.

La improvisación política y las decisiones perceptivas deberías considerase delito, cuando los datos están presentes, frente a los ojos de quien sabe encontrar y sacar valor de ellos.

Mientras tanto, las tecnologías sociales se están convirtiendo en una poderosa matriz social: una pieza clave de la infraestructura organizacional que vincula e involucra a trabajadores, empresarios y gobierno como nunca.

En este punto es necesario hacer un profundo paréntesis, las arquitecturas tecnológicas de lo que hoy se conocen como ciudades inteligentes, están armadas al revés, en lugar de rodear al ciudadano, estudiar su potencial, sus posibilidades y ofrecerle las herramientas para explotar su talento, de forma que no solo sea un ciudadano exitoso, también sea un generador de mayor trabajo que incluya a más trabajadores y sume talento.

El pasado al poder

Los políticos ofrecen sistema pensados bajo los viejos modelos imaginados en la década de los 80, en la que el gobierno era una ventanilla central y los ciudadanos construían su vida alrededor de ella.

Hay tecnología y capacidad para evolucionar mucho en este sentido, y el sector empresario en lugar de invertir, pretende seguir exprimiendo el viejo limón.

Implícito en nuestro pensamiento para diseñar el futuro, y explícito en esta reseña, se centra en las tecnologías de la información y la comunicación potenciadas por el talento de cada trabajador, colocando el IQ de las personas en lugar del capital como variable.

Sabemos y prevemos cambios profundos en otras formas de tecnología, por supuesto, y hemos diseñado un programa de conocimiento cercano para invertir el flujo histórico del conocimiento, llevamos el conocimiento al trabajador sobre tecnologías más disruptivas de todo tipo, y creamos valor no solo para las empresas, fundamentalmente para el país.

Tendencias

Determinamos 4 de las tendencias centrales que reflejan acelerar otros sectores generadores de divisas que junto a las TI elaboradas abarca campos tan amplios como la genómica y la ciencia energética y de materiales.

El IoT, como vínculo bidireccional de objetos físicos con sensores integrados está siendo utilizada a un ritmo acelerado, organizando a la par efectos de red masivos y nuevas oportunidades como riesgos.

La nube“, con su capacidad de adjudicar potencia digital a bajo costo y bajo demanda en tiempo real, no solo está cambiando el perfil de los departamentos corporativos de TI, sino que también ayuda a generar una gama de nuevos modelos comerciales al cambiar la economía del “alquiler versus comprar”.

La creciente automatización del trabajo de conocimiento, que perturba a la fracción de trabajadores de más rápido crecimiento en todo el mundo, promete una nueva fase de productividad corporativa.

El desafío real no está aquí, está en crear canales de inclusión que permitan modelar el reskilling de trabajadores de otras fuerzas para minimizar el impacto y hacer una transición suave, sin confrontaciones sociales de clases.

Finalmente, hasta tres mil millones de nuevos consumidores, principalmente en mercados emergentes, pronto podrían convertirse en reproductores completamente digitales, gracias principalmente a dispositivos móviles. tecnologías.

El impacto económico colectivo de esta transformación fenomenal de las tecnologías de la información profundas a estas tendencias podría oscilar entre $ 10 billones y $ 20 billones anuales en 2025.

Hoy más que nunca, la calidad de los dirigentes surge como una necesidad vital para garantizar el seguro de la sociedad como conjunto, y no como coto de caza de un cartel empresario, que cree que la expoliación humana es un ejercicio sano y lícito.

 

Marcelo Lozano – General Manager IT CONNECT