Bill Gates, cometió un grueso error de marketing